Sobre libro: La Papisa, de Paul Murphy.

 

md22681927394

Introducción

Heiliger Vater, die zuppe kalten werden

Santo Padre, la sopa se enfría….

Ganz leben, Mutter Pascualina, Ich lasse nich die zuppe kalten werden.

“Todo bien, Madre Pascualina, no dejaré que la sopa se enfríe.”

Así le contestó SS Pío XII, Pío dodicésimo a la madre Pascualina, durante una entrevista con el dignatario John Foster Dulles, cuando ella consideraba en su tarea de manejar la agenda del Papa, como una forma elegante de decirle a él y a su invitado que la audiencia había llegado a su fin.

Esta información tan confidencial hay que agradecerla a la paciente labor, hecha durante algo más de 35 años por el periodista y escritor Paul Murphy, junto con René Arlington.

Pío tuvo que manejar un entorno complejo: iglesia como ente apenas saliendo de la tremenda crisis generada por el reino italiano, que apenas pudo levantar cabeza después del pacto lateranense, y tuvo un comportamiento análogo al de la donación de Constantino en la época del Papa Silvestre, cuando Benito Mussolini permitió la creación de lo statto Vaticano, con potencialidad y atribuciones de estado en cuanto a independencia, soberanía y manejo de operaciones y reserva bancarios….. Desafortunadamente, Achiles Ratti bajo el nombre de Pío XI, fue sometido a la presión del duce, de no decir mayor caso sobre la invasión a Abisinia, donde muchas de las aldehuelas de la nación etíope fueron atacadas con gases letales. Nihil novum sub sole (nada nuevo hay bajo el sol) e incluso algunos altos prelados ofrecieron el oro de sus iglesias para la financiación de armas.

Buscando financiación

Cuando se habla de recursos y hay una crisis de ellos, sale el tema bancario. Y obviamente, SCV (lo Stato Cittá Vaticano) no es ajeno a esto. SCV viene de enfrentar una penuria acumulada desde el destierro de Pío IX ante las fuerzas seculares, junto con los ecos de la revolución rusa de 1906 y luego 1917, la primera guerra mundial. De modo que la penuria, cuantificada en casi 100 millones de dólares de la época, impone un enorme reto. Y aparece un nombre precursor que está en el limbo entre la mala y la peor prensa: el de Bernardino Nogara, banquero milanés. Si a uno se le miden solamente por resultados, Nogara logró el “milagro” de rehacer las finanzas vaticanas, hasta el punto paradójico de luego prestar dinero a Mussolini. No obstante, el precio de conseguir el metálico es otro. Y es aquí donde empezaron las inversiones en productoras de cine de Hollywood,  en laboratorios farmacéuticos que producían anticonceptivos, y en fábricas de armas. Hay un eje tendido en el tiempo, entre Nogara y el cardenal de Boston Francis Joseph Spellman, quien logró el otro “milagro” de conseguir que la diócesis de Nueva York pasara a ser la fuente de ingresos de ultramar para SCV, con diferentes métodos. Por ejemplo, conseguir donantes de altos círculos sociales a quienes se les daba en reconocimiento títulos nobiliarios.

Pacelli en escena

El nuncio papal Angelo Giovanni Pacelli, es una de las estrellas rutilantes de la iglesia. De rancio origen, mente clara, es un diplomático nato, es un maestro contemporizando tendencias antagónicas. Se le asigna Múnich, donde ayuda a muchos alemanes en la época de posguerra a no tener hambre. Obviamente, proveer de comida, cuesta dinero, mucho. Y en Roma, Nogara ayuda a cumplir este cometido, al cual SS Pío XI aprueba, porque está de por medio aumentar la grey católica con los sufridos alemanes de la católica Baviera, que sensibilizarán a los de otras regiones protestantes.

Pero el régimen político cansa, y Pacelli es mentalmente de un temperamento ascético, que ejecuta muy bien las obras en el plano material. Y esto le cansa. Este surmenage hace que vaya a Stella Maris, un sanatorio y sitio de retiro en los Alpes Suizos, donde el destino hace que conozca a la monja regente, sor Pascualina.

Y acá entra en escena esta mujer de vigoroso y monolítico carácter, responsable de título del libro: La papisa. 

Josefina Lehnert – Sor Pascualina

Sor Pascualina nació como Josefina Lehnert, hija de un matrimonio católico que trabajaba en las rudas labores del campo. Su carácter recio lo empieza a forjar en los enfrentamientos de cada día con sus hermanos, profesoras e incluso con su propio padre. Todo a expensas de pequeñas negociaciones y una fuerte voluntad. Un buen día a los quince años, decide profesar en monasterio de Menzingen. Las aspirantes deben “obediencia cadavérica” como en la orden templaria, e incluso deben llevar un diario personal con registro de sus faltas, que luego mira la madre superiora, y distribuye las penitencias convenientes. Así, Pascualina asimila el rigor de la meditación y la oración, del “ora et labora” de Benito de Nurcia.

Y su capacidad de gestión, los conocimientos de cuidados  e higiene la llevan poco a poco a puestos de responsabilidad y manejo. Llega a ser  la encargada de es sanatorio Stella Maris, la estrella de María.

Y el cansado Pacelli, queda sometido a los cuidados de Sor Pascualina, qe hace que se recupere. Llega la anhelada recuperación bajo el régimen castrense de la monja. Y Pacelli regresa a Múnich. Para encontrarse con un entorno que poco cuida de la imagen y orden que debe transmitir el nuncio, lo cual hace que un exasperado Pacelli mueva los hilos para que Pascualina le sea asignada como ayudante. Y poco a poco, tras no pocos enfrentamientos con los asistentes de Pacelli, logra el cometido de crear un entorno de orden y armonía. 

Múnich y el pensamiento político de Pacelli

Y pasa uno de los sucesos que de pronto en forma profunda motiva posteriores decisiones políticas de Pacelli en el marco político de una Europa fanatizada por nazismo y fascismo. Viene el asalto del ejército rojo a Múnich. Hay un ataque al palacio del Nuncio. Pero Pacelli y Sor Pascualina, despreciando la muerte, hacen frente a la soldadesca. Ese enfrentamiento con la tropa staliniana marca el futuro pensamiento político de Pacelli, de la agresividad del soviet. Porque luego, practica de alguna forma aquella frase que “el enemigo de tu enemigo, es tu amigo”; Hitler al ser enemigo de Stalin, era útil al proceso de contención.

Los logros de Pacelli en la diócesis de Múnich, resultan en el nombramiento como secretario de estado de Pío XI, Pío undicésimo, quien de paso lo empieza a preparar como un papabile, como su eventual sucesor, dándole esa distinción con miras a la consideración del sacro colegio cardenalicio. Pero en el colegio cardenalicio tiene un fuerte contendor, el cardenal francés Eugenio Tisserant, quien piensa que él mismo es mejor candidato para el solio de Pedro y el anillo del pescador. 

La segunda guerra mundial

Inicia la segunda guerra mundial, ese escenario que desafortunadamente había sido tan previsto a partir de hacer que el pueblo alemán pagara toda la carga de guerra impuesta absurdamente tras el tratado de Versalles y que luego –todavía no había fraguado este pensamiento- iba hacer que cuando Estados Unidos entrara en la contienda hiciera que Roosvelt y su alto mando jugaran a la guerra de tal forma que buscara rendimiento total porque no quería ver a una Alemania nuevamente fortalecida a pesar de una guerra tan grande y costosa……

La invasión de la católica Polonia hizo que Pío XI condenará al jerarca nazi en una encíclica. El ambiente en Alemania se hizo imposible para los católicos sacerdotes y monjas, que fueron ejecutados, encarcelados. Y luego la difusión de las ideas de pureza racial resultaron en la persecución contra todo lo no ario. 

Acá surge uno de los paradigmas de la historia que califica a Pacelli como el Papa de Hitler. Porque no lo condenó, porque no lo excomulgó, porque permitió presencia de las SS en Roma…. pero…. pero…. si hubiera proferido palabras en contra, eso hubiera costado más sacrificios de gente de la iglesia y de otros, pasaba en URSS.  Que no dijo nada por el holocausto, la Shoá…. Curiosamente poco se menciona de los alrededor de 400.000 judíos de toda Europa que estuvieron alojados y mantenidos en Roma, en Castelgandolfo, gracias a la labor de Pío, la logística de Sor Pascualina…. Gracias a lo cual pudieron huír gracias a pasaportes diplomáticos del Vaticano, eludiendo a las SS….

Este solapamiento para el escenario de la guerra, de ojos al mundo parece una cosa, pero de ojos a lo realmente hecho, hacer lo correcto, fue fruto de mucha reflexión, entre Pío y Pascualina.

Los confusos 60.

Pío finalmente pagó la deuda que todo hombre paga, y el cónclave eligió al patriarca de Venecia, Angelo Roncalli. Un papa que hoy se diría de transición, que con el concilio Vaticano II acercó más en el sentido de volver más “ciudadana”, si cabe el término, más laica, la misa…… e igualmente de transición se tiene en cuenta que luego llegó Gianbattista Montini, S.S. Pablo VI, bastante progresista, liberal si se tiene en cuenta que para la curia, en eso consistía permitir mayor injerencia de laicos y centrarse más en temas de índole sexual.. es decir, los sesentas “puros y duros”.

Conclusión

Leer este material es conocer otra cara de la historia del siglo XX. Desde la perspectiva eclesiástica, que consideramos compleja porque se supone que debe dar a Dios lo que es de Dios.

Sor Pascualina, Josefina Lehnert es una de las mujeres que más influencia ha tenido en la historia de la iglesia católica romana, meritorio aún más teniendo en cuenta el escenario erizado de dificultades que le supuso enfrentarse al sacro colegio cardenalicio, los príncipes de la iglesia que no eran pocos y actuaban coaligadamente.

 

Advertisements

Sobre libro: El renacimiento italiano, por Eugenio Garin.

Libro 21 de 2018

Este material ofrece una perspectiva diferente del renacimiento, al tratar sobre ese fecundo e invisible terreno de los pensadores, donde hubo muchos escritores, historiadores, filósofos, matemáticos, lingüistas. Si cabe el símil, los artistas fueron el fruto del árbol de lo que produjo visible y llamativamente el renacimiento, el tomar como óptica lo humano en cuanto a expresión y centro de la cosmogonía. Pero las raíces estuvieron en el -si cabe el término- “zeitgeist”-, el espíritu de la época. 

La importancia de los escritores

Los escritores fueron pensadores de primer orden, los pensadores fueron escritores que recrearon el pasado, evocando el ideal griego, que fuer reforzado en la perspectiva no solamente artística, sino filosófica, sin dedicarse a la especulación, sino procurando más bien, estar inmersa en ese día a día. Un ejemplo fué Sócrates, a propósito de no solamente ser el filósofo que se conoció, sino un hombre con un gran sentido político, de hacer cosas útiles para sus conciudadanos. De prestar servicio militar. De tener un hogar con hijos, para poder ayudar al conglomerado social. Y esta parte de la escritura, por ejemplo, vino por una frase atribuída a Alejandro Magno, que dijo que Aquiles había tenido el renombre que logró, gracias a ese clarín que fué Homero. De modo que otro de los impactos de retomar lo griego, se dió igualmente en las letras. En escribir sobre lo que ocurría, con criterio y perspectiva.

Y he aquí que ocurren descripciones interesantes para nuestra época: escribir sobre la grandeza de otros, es escribir sobre una vida ejemplar. El hecho de traer lo griego, pero al mismo tiempo lo romano, lo latino, estimula a un estilo de vida ejemplar.

Con mucha frecuencia se hablaba entonces no solamente de Escipión, sino de Cayo Lelio (su gran amigo), de Cincinato (el general que venció a cimbrios y teutones) y luego regresó a cultivar su parcela, lejos de la parafernalia del orgullo  humano. Homero, Tucídides, Virgilio, Horacio, fueron al mismo tiempo que sobre quienes hablaron, los motores de hacer perdurar la memoria.

Y un tema inesperado, los eulogios o discursos fúnebres. Hablar de lo que hizo quien se fue, es un discurso que invita a otros no solamente a la reflexión, sino al ejemplo de lo bueno que ese alguien hizo en su vida.

Y veamos algunos puntos particulares: 

Filosofía versus historia.

Aquí hay obviamente un duro enfrentamiento al considerar referirse al hombre. Porque la filosofía de alguna manera muestra el ideal, mientras la historia muestra lo real. Es decir, mientras una (la filosofía) transcurre en el escenario de las intenciones, la otra (la historia) transcurre en el escenario de lo real. Y desafortunadamente muchas veces lo real no es lo mejor. Pero es más ejemplarizante. 

Religión versus moral.

¿Es mejor la ascesis, ese renunciar al mundo para buscar lo divino? ¿O acaso es mejor sumergirse en el fragor del cotidiano vivir? Aquí hay una frase de sabiduría del Galileo, no hay que ser un desvahído asceta o un oscuro renunciante al “siglo”, como se tradujo lo secular, lo social. Porque en este caso, el costo de mantenerse por encima del mundo es muy alto, y se cae nuevamente en él con mucha facilidad.

Y nuevamente, vino el ejemplo de los romanos. Escipión, Julio César. Hay que sumergirse en la vida. Es un continuo hacerse y hacerse. De modo que la ascesis, ese estado de retirarse del mundo, para meditar, no es lo mejor. Y de aquí que los hombres que viven la vida, esos que se atreven a pensar y hacer, se convierten en adalides. 

El tema de la riqueza.

Y uno de los argumentos casi podría decirse que perennes, está en torno al manejo del oro. Porque para el hombre por antonomasia del renacimiento, la riqueza es un medio de mostrar el amor a la excelencia, al dar para los otros. Obviamente, no deja de haber un trasfondo de ego, de lo que en ese tiempo llaman la búsqueda de la gloria, porque el cielo es concebido como lo hicieran los romanos y griegos. Un sitio del cual se quería saber noticias de acá. Un sitio de contraste con el cielo de la iglesia católica occidental. La riqueza se propone emplear entonces en una forma como lo propuso Cosme de Medici el viejo, para hacer labor de mecenazgo. Creo que esto hay que destacarlo, porque la Florencia que se ve en pleno siglo XXI, es fruto de esa concepción particular. Otro ejemplo particularmente presente, es el de la biblioteca Laurenziana. Un monumento al saber de tantos ilustres pensadores que vinieron con el lenguaje griego de su época y que transmitieron el legado a los florentinos y a Europa.

La belleza.

Obviamente un libro de renacimiento no puede quedar completo si no se habla de belleza. Más allá de los clásicos referentes artistas plásticos como Leonardo, Donatello, es descollante lo escrito. Y León Battista Alberti, uno de los hombres universales de su época, hizo una soberbia definición, que todavía retumba en nuestro tiempo. Cuando algo no se comporta de tal manera que la suma de las partes no necesita que se agregue nada, que se quite nada ni que se modifique nada. Esa es la belleza. Una aspiración a lo eterno. Y una apreciación no esperada: el pintor es más versátil porque tiene que transmitir diversos elementos, mientras el escultor, tiene que reproducir la realidad sin más ambages. Y a propósito de esto, Miguel Angel opinó que quien escribió esto, sabía escribir menos que su criada…. Ah, los entresijos de la historia.

Sobre libro: Los Médici-Una reina al poder, por Matteo Strukul.

Libro 16 de 2018Catalina de Médicis, uno de los personajes de la historia a quien me he aproximado a través de diferentes autores y el interés empezó desde la película de “La reina Margot”, con Isabelle Adjani. La trama de su vida no puede pasar desapercibida, sobre todo cuando se la mira desde la terrible masacre de la noche de San Bartolomé, uno de los hechos más funestos de la humanidad. Por la debilidad de Carlos IX de Valois, por la alienación que padecía frente al poder de su madre, por la manipulación que se dejaba hacer cada vez que le comparaban con su hermano Enrique de Navarra el “Balafré”, quien siempre fue el preferido de Catalina, por la estrella decadente de los Valois en una Francia que estaba inmersa en deudas y más deudas por las guerras de Francisco I en contra de Carlos V, por las guerras de religión que luego vinieron y que eran como un Urano que empezó a comerse sus propios hijos.

PIC_3556
Retrato de Catalina en una de las salas del castillo de Chenonceau. Foto del autor

No tuvo Catalina una infancia fácil, a pesar de la crianza por Clarisa Orsini, la esposa del llamado Lorenzo “El magnífico”. Trascurrió en esa Florencia donde estaba recién terminado el Duomo, donde estaba el palazzo de la calle larga, circuló por los pasillos del llamado corridoio vassariano del Ponte Vecchio hasta el palazzo Pitti….. para luego ver por la almenas del palacio de Amboise el río Loira teñido de rojo por las ejecuciones ordenadas por el fanático militante Francisco de Guisa…… y para luego ver también por las almenas del castillo del Louvre en París, primero a todos los hugonotes protestantes convocados para la boda del protestante Enrique de Navarra con la católica”Margot” y luego, en una secuencia surrealista, las ventanas iluminadas de las casas de los protestantes , cuando era vertida su sangre ese fatídico 24 de agosto de 1572, la noche de San Bartolomé, la Saint Barthelemy que tanto eco tendría en la posteridad…..

El relato de la interacción con Michel de Notredame, o Nostradamus, es impresionante; muchas de las escenas mostradas hacen pensar porqué de él se dijo que había sido el último de los profetas. Un mistagogo de alcances insospechados, él hombre que vió el futuro, aquel que fue capaz de decirle a Catalina que cuando el león viejo y el león joven se enfrentaran, el león viejo herido en una jaula moriría de muerte atroz…… el embate de lucha de Gabriel de Montgomery, a quien el jefe de piqueros Raymond de Polignac había rogado que fuera quien cuidara a Enrique II -paradoja del destino-, fue el propio causante de la herida en el ojo y de la muerte en el verano de 1559 de Enrique II de Valois.  A veces uno se encuentra con el destino en el camino que toma para evitarlo….

Y según lo que le dijera Nostradamus, ella conocía ya que sus hijos aunque reyes, darían el paso a Enrique de Navarra, ese Borbón, crecido como el otrora emperador Juliano el apóstata, en el miedo y las intrigas palaciegas, quien finalmente trajo un poco de paz con el edicto de tolerancia religiosa firmado en Nantes por allá hacia 1598…..

 

PIC_3530
Castillo de Chenonceau, eregido sobre el río Cher. Del viernes 13 de Junio de 2014, foto del autor.

Y ahora, un poco de entorno geográfico. Al visitar los castillos del Loira, es obligado el de Chenonceau; la joya sobre el río Cher edificada por el arquitecto Filiberto Delorme, fue el castillo donde transcurrió la vida de Diana de Poitiers, la maitresse de Enrique, y que luego de la muerte de él, le fue arrebatado por Catalina, quien nunca olvidaba y nunca olvidó la veces que fue humillada por la favorita. De modo que finalmente saldó sus cuentas. En las paredes de Chenonceau resuenan los ecos de los encuentros entre Catalina y Enrique cuando en su tiempo de nubilidad, Catalina llegó a ser madre de ¡10 hijos! Y todo gracias a que Diana de Poitiers le decía a Enrique que tenía que mantener el “fogón” del vientre de Catalina ocupado con embarazos y crianza..

PIC_3566
La firma de Diana de Poitiers, en uno de los aparadores de exhibición en el castillo de Chenonceau. Foto del autor.

Pero el ejercicio del poder tiene un precio muy pesado, y Catalina finalmente hacia 1589 pagó la deuda que todo humano paga, la muerte.
¿Qué tiene de interesante este libro de Strukul frente a lo que hay? Aporta una aproximación al escenario emocional de Catalina, lo cual hace verla en su humanidad. Con sus fallas y valentías, con el enorme costo de los errores por tratar de conservar el poder en una época tan inestable, para que sus hijos pudieran reinar. Aunque como le dijo Nostradamus en algún momento, “sois muy valiente porque os maldecirán con razón”.

Una marca especial de Strukul: la descarnada descripción de los momentos de intimidad. Como en los otros tomos de la saga. Cosa que lo aproxima a ser un interesante retratista de lo humano en las facetas más insospechadas y por eso, reales.

Sobre libro: Teodora y el emperador, por Harold Lamb

Libro 10 de 2018

 

Teodora la emperatriz de Bizancio, tiene una inquisitiva y práctica inteligencia, fruto de iniciar su vida en las ínfimas condiciones de hija de Acacio, cuidador de osos en el hipódromo de Constantinopla y de una madre actriz cuyo quehacer era, digamos, complicado. Poco a poco, luego de redimirse en su labor como cipriana (experta en las artes de la diosa Venus) logra llegar a conocer a Pedro Sabbatius, el hijo de un campesino macedonio, nacido en Skopje y futuro emperador Justiniano por allá en el 527 AD. En su tiempo, la “cosa política” tuvo la tensión de los enfrentamientos con los ostrogodos en Italia, con el Papa Vigilio por temas de doctrina religiosa, con el rey persa Cosroes; tuvo la fortuna de contar con un enorme interés por la historia antigua de Roma y su legislación, de donde poco a poco y con la ayuda del experto Triboniano, logró plasmar el Corpus iuris civilis, de tanto impacto en la edad media, en la concepción legalista de la iglesia en la baja edad media, y luego en el código napoléonico…..

Además tuvo la fortuna de contar con uno de los mejores militares de todos los tiempos, el general o drongario Belisario, con una especie de canciller con atribuciones militares que fué Narsés y con un suministrador de fondos de impuestos, el oscuro Juan de Capadocia. De no haber sido por Teodora, Justiniano hubiera claudicado durante el levantamiento civil de las facciones verde y azul del hipódromo, la llamada revolucion Niká, porque ese era el grito  de la masa…. Niká o victoria (de aquí viene la mala pronunciación de Naik/Nike). Y Teodora, cuyo nombre significa el Don de Dios, también ayudó desde el poder para que Antimio, como patriarca de la iglesia ortodoxa se mantuviera cercano.

Impacto de este libro: Constantinopla Bizancio presenta un quehacer político de gente que llegó desde la base del sistema social de la época.

Sobre libro: Historia de la filosofía japonesa.

Estudié algo de japonés hace algunos años, de modo que la cultura japonesa me es atractiva. Esa fué una de las varias razones para leer este material.
Para hablar de filosofía japonesa, es necesario conocer un poco el medio religioso de Japón, Nihon, el país del sol naciente, donde hubo el cruce de tres corrientes: el sintoísmo, el confucianismo y el budismo.
sun-2297961_640 (1)
Crédito de imagen: https://pixabay.com/en/sun-mt-fuji-japan-landscape-2297961/
Hubo mucho tiempo de sintoísmo (el camino de Dios), luego en la interacción con China, el reino del medio o Chuugoku, entra en contacto el budismo, el cual es introducido a la fuerza y con el budismo, viene la idea del infierno y del pecado….. luego el confucianismo, que predica la aceptación del orden social, lo cual le sienta de maravilla al régimen de los samurai, donde la dinastía Tokugawa rige durante varios siglos en los cuales ocurre la llegada de San Francisco Javier, y luego la supresión del contacto con Europa….
Algunos escritores japonenes que me acuerdo (aunque no he leído de ellos), Yasunari Kawabata, Yukio Mishima (el que hacía culto de samurai) y Kensaburo Ooe. El primero y el tercero, merecidamente ganadores del Nobel de literatura. Y otro, Tetsuroo Watsuji, que hace muchos calendarios, leí en un suplemento de lecturas dominicales, como el autor de los conceptos de ciclicidad y mutualismo….
Y otro impresionante autor es Kitaroo Nishida, escribió mucho sobre filosofía en la época de la guerra, y en su diario personal consigna los terribles bombardeos de la guerra total ejecutada por los terribles B29. Los incendios devastadores que hubo en Tokio y otras ciudades; con la pérdidas de sus hijas y de su esposa, encontró la fuerza interior para describir a Dios en función del misticismo, de San Juan de la Cruz, de San Pablo, enfatizando el momento de la trascendencia, ese momento de unirse con todo, para abarcarlo todo, como en aquella discusión en Amistad con Dios de Neal Walsh……
Y el nombre de Kitaroo Nishida se parece mucho al de Amane Nishi, otro de los filósofos japoneses que más influencia han tenido, este particularmente por haber traducido al japonés varios de los términos filosóficos de occidente, en la época de la apertura Meiji, luego de 1868.
Kitaroo Nishida también escribió sobre un tema que me es muy querido, la autoconciencia (me evoca el tema de la mente autoconsciente, por Eccles y Popper); la palabra que el emplea para esto es jikaku, y la equipara a lo que el llama experiencia pura (en japonés: junsui keiken), y en la medida que se vaya “avanzando”, se logra la unión con la experiencia primordial, esa donde no hay sensación de división, eso que Freud llamó la sensación oceánica de ser uno con la creación, esa misma sensación descrita en la red holográfica de Indra, donde cada una de las perlas, refleja todas las demás.. y esta propuesta sobre llegar a la experiencia pura, está tomada del marco del budismo Zen. De hecho, (no lo sabía, Zen es bien) y Nishida escribió una obra titulada estudio sobre el bien (Zen no kenkyuu) donde el marco filosófico del Zen entra a formar parte de esa experiencia…. tema que de paso, curiosamente, también es descrito en los libros de Neal Donald Walsh a propósito de ese momento tan pequeño y tan significativo, el de llegar a la trascendencia, el de estar unido con el Todo, así, con mayúsculas,
Y otro tema difícil de interpretar para mentes occidentales, es el de la Nada. Zettai mu, en japonés, la absoluta nada, que conjuga (contradictoriamente) las cosas que son y las que no son.
Y para los que han leído a Neal Donald Walsh, (curiosamente) esto es referido con los términos de “divina dicotomía”. Y en esa Nada, que Nishida termina haciendo corresponder al Amor, se genera todo…. Y una explicación interesante, para los amantes de Benito o Baruch Spinoza, es que el Dios al que se refiere Nishida, curiosamente tiene tantos nexos conceptuales con el de Spinoza, desde el concepto que Dios está en todas las cosas. Esto es algo que se conoce como inmanentismo. Y retomando la concepción de la Nada, igualmente es mencionada en la teología apofática de Dionisio Aeropagita. Describir a Dios como lo que no es, tema tratado en el elogio de la lentitud, por Owe Winkstrom.
Y dicho inmanentismo suele contrastar con el trascendentalismo, la concepción que Dios está más allá de todas las cosas. Lo interesante de Nishida es que propone al mismo tiempo, Dios trascendente y Dios inmanente, a lo que Nishida califica como pan-enteísmo. De modo que Dios está en todos los órdenes de magnitud……. Las obras de Nishida son una aventura de disquisición filosófica en torno a la religión, manejando conceptos de filósofos europeos de siglos previos. Quien lo iba a decir…..
Amane Nishi se encargó de difundir en Japón varios de los temas filosóficos europeos occidentales. Y una vez introducidos los términos, como tetsugaku (filosofía) rinri (moral), shisoo (pensamiento), banshoohoo (demostración o dialéctica), kenkyuu (estudio como investigación) gairon (introducción) y muchos otros, empieza el devenir del pensamiento con los diferentes filósofos (tetsugakusha).
Una de las cosas particulares que tiene el pensamiento japonés, tomado del budismo  (Butsukyoo) es la idea de la Nada. La nada absoluta, el Zettai mu, que de paso, está relacionada con la indiferencia o mujoo. Que de paso, recordando algo de la estudiado, Shoryoo mujoo es equivalente a la vanidad de vanidades del Qóelet o Eclesiastés.
Y esta forma de ver el mundo, de paso, está enriquecida con un curioso estudio de la escolástica de Santo Tomás y de San Agustín.
9788430935130 (1)
Otras lecturas relacionadas:

Sobre libro: La idea de decadencia en la historia occidental, por Arthur Herman.

Introducción

La idea de decadencia en la historia occidental es un libro de 1.997, del historiador norteamericano Arthur Herman, donde expone muchos puntos de vista confluentes y explicantes de nuestro estilo occidental de ver el mundo, que tienen que ver con una errónea aplicación de la tecnología, en un marco ideológico en que la libertad se ha aplicado a la libertad de empresa, pasando por encima y subyugando a la libertad del individuo, donde se ha generado un malestar de la cultura, que tiene que ver con la acumulación sin fin de riqueza, como cuando un cuerpo adquiere obesidad en exceso, si se considera lícita la comparación.

Algunas ideas

De tal modo, erróneamente, si bien se predica el mayor beneficio para el mayor número, el problema es ese: que solamente se predica, si se quiere poner un poco de historia, el marco pragmático de pensadores ingleses como Jeremy Bentham es bueno, aunque no se aplica. Por otra parte, la decadencia es un fenómeno común a todas las culturas. Edward Gibbon, el historiador de la epóca de la iluminación en la Decadencia y caída del imperio romano, se sorprendió que hubiera demorado tanto.  Y al mirar la historia, escrita y no escrita, Arnold Toynbee encontró que este fenómeno le había pasado a lo que el consideraba 26 culturas a lo largo de la historia. Es decir, manifestar en una “profecía” un tanto sugerente, que el mundo de occidente se va a caer, no sería tanto una cuestión de si va a pasar, sino más bien, cuando……. se nos vienen a la cabeza esas imágenes de una peonza girando en sus últimos momentos antes de detenerse finalmente, cuando empieza a oscilar peligrosamente…. y momentos así han pasado, como en la depresión de 1.929, el crack de 2.008.

Arnold_J._Toynbee_Anefo
El historiador Arnold Toynbee. Crédito de imagen: Wikipedia.

La sociedad como organismo

Este es un símil de la sociedad como un ente orgánico, al cual Herman igualmente hace extensivos algunas otras propiedades de los organismos, como el ciclo evolutivo de infancia, adolescencia, madurez, vejez, defunción…. Un exquisito material que muestra nuestra desazón con la cultura, y en medio de todo, un atisbo de esperanza: el de que la concepción de decadencia es una construcción mental, y en cuanto dicha construcción, es cambiable por nosotros mismos.

Gaia y la cultura

Me llamó la atención por ejemplo, que describe el concepto altamente sugerente y afortunadamente cada vez más operativo de Gaia, el mundo vivo. Un concepto que si se le quiere poner historia, lleva al pensador francés Henri Bergson, al hablar sobre el élan vital. La fuerza viva de la naturaleza, de la cual el humano es un invitado, no el evento. Las fuerzas vivas de la naturaleza han sido vistas de muchas formas a lo largo del tiempo. De una forma mítica, dionisíaca si se me permite la expresión, de buscar el gozo y la joie de vivre, de una forma pragmática para cultivar y renovar, donde el hombre forma parte de los ciclos. Y de una forma destructiva, expoliativa, desafortunadamente en vigencia desde hace varios siglos, que no conoce límites. Es curioso como ocurre la transformación de una idea con el tiempo: Anquetil Du Perron revive los Upanishads sánscritos para la cultura, Max Weber hace la correlación del sánscrito con diferentes palabras del inglés y alemán, el indoario como concepto empieza a rodar en los círculos de pensadores; Schopenhauer revive la idea del mundo como ilusión, como maya (la palabra sánscrita para ilusión), destaca que lo que está controlable por el hombre es su voluntad (puede decirse también su capacidad creadora); el mundo material se empieza a concebir como fruto de la voluntad. Nietzsche como sucesor de las ideas de Shopenhauer, junto con la música de Wagner, desarrolla la idea del superhombre, como aquel que tiene mayor voluntad (y aparente capacidad de realización) con base en las sagas del anillo de los nibelungos, del caballero del cisne, de Parsifal, de Tannheuser… dejando en segundo plano que la voluntad es la capacidad de ver que el mundo es ilusión…. la evolución de las especies hizo su debut en escena en 1.859, mostrando un mundo, donde Herbert Marcuse puso en boga la idea de la selección natural. Se forjó el germen del darwinismo social….. Y empezó a ebullir la idea de la degeneración, al correlacionar medidas de cráneo con conductas,  la llamada fisiognomía, partir de los trabajos de Galton, Charcot y Cesare Lombroso, este último quien hizo que estos trabajos de investigación tuvieran impacto en la conducta carcelaria y penitenciaria. Es subrepticio el paso que poco a poco, hizo que surgieran las ideas aberrantes sobre la pureza racial, la segregación, los ghettos, que culminó en los campos de concentración o lagerei en Rusia y a mayor escala, Osiewicz, mejor conocida por el escalofriante nombre de Auschwitz. Al dejar de lado el espíritu, la cultura, solo interesa la “civilización”. Salen a colación un par de palabras en alemán Gemeinschaft comunidad, se empieza a desvanecer para dejar el paso a Gesellschaft compañía. El sueño de la razón como lo pintó Francisco de Goya, crea monstruos.

El malestar de la cultura

Además de ser una de las obras de Freud, el desencanto o depresión de la primera guerra mundial forjó una generación de pensadores que forjaron el existencialismo. En la primera guerra mundial, se tambaleó Europa, tanto, que cayeron varias monarquías. Y en cuanto al modo existencialista de ver el mundo, quedó Sartre con su militancia en el verano del 68, de Heidegger con su infortunada apuesta al régimen nacional socialista, de Albert Camus, premio Nobel de Literatura, hasta llegar al irredento y libertino Foucault, a Derrida. 

Afortunadamente James Lovelock desarrolló la idea de Gaia y el interés ecológico ha cobrado fuerza en el mundo. Los bosques y los árboles, los estilos vida nativos respetuosos, han hecho que se cobre más conciencia del desarrollo sostenible. Surge una pregunta de Herman ¿son más avanzadas las culturas que son respetuosas con la naturaleza? ¿O más avanzadas las que pasan sobre la naturaleza?

Las ciudades, desafortunadamente al ser estructuras disipativas consumen y consumen energía y recursos sin fin, permitiendo el mercadeo de productos, generando y concentrando riqueza, pero trivializando al humano dejándolo en el papel de mero comparsa que hace consumo; una razón de porqué tantas enfermedades mentales. Y aquí Herman trae una rotunda referencia al sistema occidental: está enfocado en máquinas, que producen mercancías, que necesitan consumidores, en un ciclo sin fin. Y esta es una tendencia mundial. Afortunadamente, tenemos también un renacer del pluralismo epistemológico, como lo plantea el experto en conciencia, Ken Wilber. Donde nuevamente entra en vigencia la gran cadena del Ser.

En conclusión, es un libro que vale la pena leer, pensar, volver a leer. Después de haber leído una obra afín, Historia intelectual de la humanidad, el concepto de “Europa” se piensa un poco más, en el sentido de que Herman muestra la cara oscura del concepto.

Libro 03 de 2018

Algunos temas relacionados con libros afines:

Ideas, historia intelectual de la humanidad

Armas, Gérmenes y acero

Sobre libro: Ideas-Historia intelectual de la humanidad, por Peter Watson.

Una obra de arte con palabras. Si fuera una pintura, sería del barroco por representar con el mayor realismo posible una situación que nos es familiar. Conciban este libro como una tendencia de las diferentes concepciones de la mente a lo largo del tiempo, por ejemplo, como se han tratado los átomos desde Moscus, Leucipo, Demócrito, pasando por Gassendi, Leibniz, los pensadores del renacimiento hindú, hasta llegar a la elegancia matemática de Rutherford, JJ Thomson, Planck, por mencionar algunos.

descarga

E igualmente, una gran descripción del pensamiento del espíritu que abarca las imágenes de caza prehistórica, hasta llegar al cénit en Galilea. El autor desarrolla su soberbio despliegue de erudición sobre tres premisas básicas que considerara capitales para el desarrollo de lo mental en nuestra especie, estas son la concepción del alma, Europa, la experimentación.

En torno a la concepción del alma, comenta la concepción mesiánica del pueblo hebreo, del pueblo judío, el sufismo, el maniqueísmo, San Agustín, Santo Tomás, la escolástica, Averroes, el hinduísmo, la concepción china de li xiu y del li qi xiu, que fueron un retomar de la forma confucianista de ver el mundo; sin omitir las turbulentas aguas de la contrarreforma, los frutos nefastos de las guerras de religión, el lento surgimiento del fanatismo xiita, pasando por ese terreno de arenas movedizas que fue el inconsciente, hasta llegar al desencanto de la cultura de nuestro tiempo, que al mismo tiempo ha espoleado la búsqueda de la espiritualidad, del geist y de ver nuevamente lo que hay en torno a la gran cadena del Ser.

En cuanto a la concepción de Europa, conjuga la concepción de la influencia de la geografía, ya varias veces secular, trabajada por Jared Diamond en Armas, gérmenes y acero. Básicamente, hubo multiculturalidad de diferentes naciones, al mismo tiempo la influencia de una corriente uniforme de pensamiento, producción suficiente de alimentos, confluencia de rutas de comercio. Que hubo lo mismo en islam, en próximo y lejano oriente, en América, sí. Solo que y esta es la tercera razón de Watson, en Europa la experiencia se acumuló y procuró ser pragmática y luego a través de la experimentación, produciría esa creación de la mente, la ciencia. De aquí, la exploración de la hipótesis del experimento.

En una perspectiva mayor, la historia vista como concepción de la historia de las ideas, fue empezada por Francisco María Arouette – Voltaire, con la enciclopedia en su versión primero británica y luego francesa, tuvo igualmente esta difusión, que luego -y doy un largo e intencional salto si se me permite-, llega a Will Durant, otro de los historiadores que dedicó su vida y obra junto con Ariel Durant, a plasmar nuevamente la historia como una historia de la civilización, más allá de lo político y del registro de los hechos, es decir, lo historiográfico.

Si bien “el mundo se inventó en Sumer”, y fue evolucionando en muchos otros sitios, con el tiempo, la cultura que tenemos, ha sido un devenir exquisitamente complejo, donde se puede concluir, como decía Francois de la Motte- Fenelón que “el hombre se agita y Dios le guía.” 

¿Por qué vale la pena leerlo? Estas son algunas razones. El estilo de prosa es bastante ameno. Va a al punto rápidamente. Está fantásticamente documentado. Es un tour de force de erudición. Su punto de vista no está limitado a Europa, el contexto incluye lejano oriente, Anatolia. Nos muestra de alguna forma “de donde venimos”. De lo poco que hizo falta, para mi gusto: un poco más de Japón, América, Oceanía, seguramente esto será parte de “otra historia”.