La alegoría de la primavera: Sandro Botticelli

Comentario transcrito del blog: http://domuspucelae.blogspot.com.co/2011/03/visita-virtual-la-primavera-lirica-para.html, escrito por J. M. Travieso.

11 de marzo de 2011 Visita virtual: LA PRIMAVERA, lírica para una alegoría neoplatónica del amor 

20161228_103456
Foto del autor.
“LA PRIMAVERA
Sandro Botticelli (Florencia, 1445-1510)
1481-1482
Temple sobre tabla
Galería Uffizi, Florencia
Pintura del Renacimiento. Quattrocento italiano. Clasicismo
PIC_7895
Fotografìa del autor en galería degli Ufizzi.
     Al colocarse ante esta obra maestra de Botticelli, una pintura de formato considerable, 3,14 x 2,03 metros, parece aparentemente fácil intentar descifrar su significado por la precisión de su dibujo, por sus brillantes colores y por el verismo de las figuras que en ella aparecen. Allí se muestra un prado idílico, lleno de flores y rodeado de un bosque de árboles frutales, en el que deambulan seis bellas mujeres y dos hombres de tamaño natural, todos ellos muy jóvenes, acompañados de la figura infantil de Cupido sobrevolando la parte superior.
     A simple vista puede parecer una trivial escena galante, amorosa y sensual, pues unas bailan y otras juegan con flores, pero una mirada detallada permite apreciar la precisión con que el pintor ha concebido la composición, la certeza de cada gesto y que cada elemento de la naturaleza no es algo caprichoso ni simplemente decorativo, por lo que es necesario descifrar su lenguaje críptico e intelectual para ser capaz de identificar a cada uno de los personajes y establecer el papel que interpretan en la representación, para lo que es imprescindible una cierta erudición o dominio de los textos y los mitos clásicos para llegar a captar que Botticelli plasma en la pintura un ejercicio de simbolismo basado en la filosofía neoplatónica, en el que antepone la belleza ideal a la real y el intelecto a los sentidos, siguiendo el sincretismo que caracteriza al arte renacentista.
     La pintura está ligada a las celebraciones suntuosas de los Médici, familia para la que el pintor trabajó reiteradamente, y refleja el elevado interés literario del círculo de eruditos reunidos en torno a Lorenzo el Magnífico, que encontraron en las fiestas y ritos de la antigüedad, en la renovada imaginería toscana y en las novelas de caballerías una vía para desarrollar una filosofía neoplatónica que devino en una nueva concepción del mundo después conocida como cultura humanista.
     La pintura fue realizada hacia 1481 por encargo de Lorenzo di Pierfrancesco de Médici, primo de Lorenzo el Magnífico, con motivo de su matrimonio con Semiramide Appiani, hija del propietario de unas minas de hierro en la isla de Elba, las únicas en su tiempo, que era aliado de la familia florentina, explotadora de dichas minas. Estaba destinada a decorar una antesala del palacio de Pierfrancesco en Florencia, según consta en un inventario de 1499 descubierto en 1975, aunque después se trasladó a la villa de Castello, donde la cita Vasari en 1551.
     La narración está ambientada fuera del tiempo real, en una atmósfera de fábula mitológica que muestra el rito pagano de la Primavera, con lo que el pintor se aparta de sus tradicionales obras religiosas para inspirarse en el origen de la fiesta del Calendimaggio celebrada en Florencia, con origen en la antigua celebración primaveral de la Floralia. En su iconografía acusa la influencia de los escritos del humanista y poeta Angelo Poliziano, a su vez inspirado en la obra de Ovidio, donde la presencia de la mujer amada puede transformar cualquier lugar de la tierra en un paraíso, por lo que la pintura adquiere el valor de un poema lírico que invoca a Venus, diosa del amor y de la primavera, e incita al espectador a compartir el reino de la belleza y la abundancia.
ICONOGRAFÍA PAGANA
Venus humanitas
     Aunque el tema argumental de la pintura es la metamorfosis de la ninfa Cloris hasta convertirse en Flora, la Hora de la primavera que los dioses envían al mundo a su debido tiempo, como figura central aparece una alegoría de la Venus humanitas, que simboliza a la Humanidad disfrutando del fenómeno que se produce con la llegada de la primavera, estación en que la naturaleza se renueva del mismo modo que se renovaba el pensamiento en la Florencia del momento.
     Venus aparece vestida a la romana, con una túnica ceñida al pecho que revela su anatomía y un manto rojo símbolo de pasión. Levanta la mano con elegancia haciendo el tradicional saludo de bienvenida y mira fijamente al espectador haciéndole partícipe de las escenas que ocurren a su lado.
Cupido
     El dios del amor aparece como figura infantil sobrevolando a Venus, su madre, rodeado de los frutos esféricos del naranjo que aluden a las palle, bolas en italiano, elementos que constituyen el emblema familiar de los Médici. Lleva los ojos vendados, pues el amor es ciego. En la pintura supone el inicio de la narración, ya que está representado en el momento de disparar una de su flechas con la punta ardiente, en este caso directamente orientada a la figura de Castitas, la mujer virgen, una de las tres Gracias que bailan sobre el prado y que quedará herida de amor, motivo por el que dirige su mirada hacia Mercurio.
Céfiro y Cloris
     Ocupan el extremo derecho de la pintura y representan el momento en que Céfiro, el viento del oeste, tras recibir el flechazo de Cupido realiza el cortejo amoroso a la ninfa Cloris, a la que fecunda con un soplo para transformarle en Flora, la diosa romana de la primavera. Estos personajes recrean un mito que Ovidionarra en su obra Los Fastos, calendario poético que describía las festividades romanas, en el que la ninfa griega Cloris fue perseguida y violada por Céfiro, aunque después la desposó y la regaló un jardín convirtiéndole en diosa de la primavera, en reina de las flores.
     La figura del viento es irreal, compuesta en tonos azulados, y aparece en el momento en que abraza a Cloris para realizar un soplo fecundador cuya fuerza abate uno de los árboles próximos. Cloris parece huir temerosa con una túnica de gasa transparente que permite adivinar su voluptuosa anatomía femenina. A consecuencia del abrazo muestra su fecundación expulsando por la boca una serie de flores, ajustándose su imagen al relato de Ovidio: “respira las rosas de la primavera“.
Flora
     Representada a modo de secuencia, Flora es la misma ninfa Cloris renacida metafóricamente como diosa de la primavera. Viste una túnica blanca adornada con flores y semillas que forman una corona en el cuello y aparece en actitud de esparcir por el mundo la nueva vida en forma de flores que lleva en el regazo como símbolo de la fertilidad del amor, pues hasta entonces, según indica Ovidio en Los Fastos, la tierra había sido de un sólo color. Incluso las flores forman una diadema y penden de su rubio cabello, con un rostro de belleza angelical que mira fijamente al espectador. Su presencia es festejada con la alegrías y el acompañamiento danzante de las tres Gracias.
Las tres Gracias
     Este trío de bellas mujeres, las Cárites, fueron identificadas en la mitología latina como tres arquetipos diferentes de mujer: CastitasPulchritude y Voluptas, es decir, la vírgen, la esposa y la amante, tres aspectos distintos de una misma atribución convertidas en diosas del encanto, la gracia y la belleza. Aparecen sonrientes y juveniles, vestidas con ligeras túnicas transparentes y cogidas de las manos, tal y como las describió Séneca. Su imagen constituye una de las más bellas creaciones del Renacimiento italiano, donde la belleza idealizada alcanza el más alto grado de refinamiento.
Mercurio
     Partícipe de la fiesta, en el extremo izquierdo aparece el dios Mercurio en actitud galante, ocupado en disipar las nubes con su caduceo para que no oscurezcan la fiesta.
El dios olímpico, Hermes en la mitología griega, era invocado como dios de la elocuencia, protector del ingenio, de oradores, literatos y poetas, guardián de la paz, de las puertas y los sueños, fertilizador de la tierra, protector de los viajeros y del comercio y como mensajero de los dioses el encargado de transmitir las ideas a lo más alto. Aquí aparece como un apuesto joven, apenas cubierto con un manto de roja pasión, calzado con borceguíes y portando un casco y una gran espada, mientras el caduceo, dotado de poderes mágicos, tiene convertidos los antiguos lazos en serpientes, símbolo de prudencia.
      En la composición, la figura del dios, que orienta la mente del hombre hacia lo divino y gobierna los vientos haciendo que se dispersen las semillas, recibe la mirada amorosa de Castitas, la Gracia que ocupa el lugar central, una mirada que hace presentir un idilio bucólico. Con este personaje se cierra en la parte izquierda el circuito narrativo que comenzara en la derecha y que en definitiva constituye una intrincada alegoría referida al amor.
     El componente simbólico también abarca al paisaje circundante. Los naranjos están relacionados con la familia Médici, el mirto que aparece a espaldas de Venus es un arbusto a ella consagrado y los laureles están colocados como homenaje a Lorenzo di Pierfrancesco, del latín Laurentius.
     Como conclusión, la interpretación de la escena se puede entender como el sentimiento del amor que llega a la tierra como pasión (Céfiro) y regresa al mundo de las ideas (el cielo cristiano) sublimado como contemplación (Mercurio), unas imágenes que suponen el triunfo del pensamiento humanista en la Florencia de los Médici.
     Botticelli utiliza un dibujo impecable como base de la pintura, un rasgo común a toda la pintura florentina del Renacimiento frente a la primacía del color en Venecia, siendo apreciables los contornos dibujísticos de las figuras mantenidos en plena madurez del artista. La obra está dotada de inigualables valores plásticos y en ella reina la armonía, destacando el peculiar uso de la luz, apenas sin sombras, y la transparencia de los colores.
     Los personajes se relacionan mediante un controlado y elegante movimiento, a veces próximo a la danza por la disposición de las manos, los cuerpos y los vaporosos velos que se arremolinan ciñendo los cuerpos jóvenes y primaverales, así como por el cruce de miradas que también se dirigen al espectador. La obra, técnicamente preciosista en todos sus detalles, armas, broches, etc., llega al paroxismo en la gran variedad de flores que salpican toda la pintura, ofrecidas como un complejo ejercicio de inventario botánico de la flora toscana: violetas, aciano, fresas silvestres, mirto, rosas, jacintos, iris, siemprevivas, clavellinas, anémonas, etc..
     Por el carácter enigmático de la pintura no han faltado otras interpretaciones. Durante los siglos XVII y XVIII fue interpretada como “El jardín de las Hespérides” y la leyenda de la manzana de oro. El historiador Gombrich quiere encontrar una referencia al Juicio de Paris, la italianista Claudia Villa una representación de las bodas de Mercurio y la Filología y Enrico Guidoni una alegoría del triunfo de la ciudad de Florentia, aunque todas estas teorías tienen poca consistencia frente al verdadero significado filosófico y poético inspirado en los textos literarios reinterpretados en la Florencia renacentista.
     Por último hemos de recordar que esta pintura hacía pareja con la no menos célebre del Nacimiento de Venus, que presenta como figura central uno de los desnudos más nobles de cuantos se han realizado en toda la historia del Arte.”
Advertisements

Sobre libro El arte del Renacimiento

Elie Faure es un apasionado de la vida; sus palabras son lenguaje de belleza y la búsqueda de la belleza siempre es un proceso de tiempo presente, de modo que Faure es esperanzadoramente vigente para nuestro tiempo. El arte transmite a su pensamiento una forma de ver un mundo palpitante, en la emoción de los artistas del Renacimiento, en la sensibilidad de quienes quisieron ver el mundo a través de los artistas, en un sentir de los italianos que conectados con el pasado, se apegaron a su raíz histórica.    

Y así, Faure describe una pléyade de artistas con sus contingencias sociales, por ejemplo Masaccio, cuyo padre participó en la revuelta florentina de los Ciompi o cargadores, Boticcelli que fue seguidor de Jerónimo Savonarola. Nuevamente, Benvenutto Cellini, un artista camorrista, un perfeccionista de la técnica del metal fundido, que se puede ver en ese bronce de Perseo y Medusa. O Donatello, que plasmó belleza de vírgenes y putti en el bronce de muchas iglesias, no obstante siendo la pintura un modo casi que nacional de aproximarse a la belleza.    

Y Leonardo que imprime un carácter único a su época, porque va en contravía de esa platónica búsqueda del modo de ver el mundo en Florencia, que los convirtió como dice curiosamente Faure, en un capullo con olor marchito…. Su afán de ver el mundo, es porque cuando todo se comprende, todo se ama.  Lo cual igualmente está en contraste con la forma italiana de ver el mundo, en que se es feliz cuando se anhela llegar al conocimiento, y se es infeliz cuando se logra conocer (!!). Mucha poesía en las descripciones, quizá algún crítico podría decir alambicamiento, solo que la expresión de lo bello es en sí, todo un mundo….

Un ejemplo, cuando se refiere a las donne en Venecia, con una piel dorada porque su sangre ha sido besada muchas veces por el sol y así, ellas resplandecen sobre un paisaje indefinidamente azul, a propósito de la pinturas de Tiziano. Y cuando se refiere a la belleza angelical a pesar de estar sumergido en el mundo, este es el entorno de Rafael Sanzio, “San”, cuya tumba está en el Panteón de la eterna Roma.

IMG_6321
La Escuela de Atenas – Obra de Rafael en la Stanzia della Segnatura.  Foto del autor. Para conocer más detalles, ver http://cuadernodesofonisba.blogspot.com.co/2013/04/cavsarum-cognitio.html

Y “San” se fue muy joven, no habiendo llegado a lo mejor de la expresión de su arte, cosa a la que Faure comenta como que hubiera podido ser el Rembrandt italiano. Solo que antes de llegar a Rembrandt, Miguel Angel es un referente obligatorio, porque complementa la belleza angelical de San y por qué no, de Fra Angélico, con figuras que se antojan más grandes, por haber forjado en el dolor. El dolor que bulle en Roma, luego de tantos años de haber estado bajo el desgastante mando de los diferentes bárbaros invasores.    

Y el dolor es esa sensación que bulle y que atenaza la garganta, por los seres de alas membranosas que enlutan el cielo, haciendo verdad la dantesca promesa de la esperanza perdida.    

Mientras en Italia el arte tiene un momentum, se alegra y acompasa con la vida, el norte flamenco de la región de Brabante, de Alemania y de Inglaterra, se encuentra con la reforma protestante. Los teólogos dirigen el arte. La sensibilidad de los artistas se ensaña con expresar la realidad, y esa es la pintura de Holbein, de Cranach y por supuesto de Rembrandt. Este último, con imágenes profundamente alegóricas a todo lo humano, reflejo de la gran capacidad de estudio y de observación, para poder plasmar en unos tonos dialogando entre sombras y aguafuertes, la emoción del interior. Angeles con alas que no vuelan porque están desencantados de la realidad, tiempos que fluyen y se acaban designados por los relojes de arena, objetos de la vida diaria que tienen tanta vida como los vivos que están allí representados.

LIbro 13 de 2017

Sobre libro “Elogio de la lentitud” de Owe Wikstrom

Libro 35 de 2013

Qué se gana al leer este libro? ver la vida “en cámara lenta”, reflexionar sobre el sentido que tanto buscamos, el signifcado que tanto anhelamos en una sociedad inmersa en productividad, productividad, productividad, cifras, cifras…. Wikstrom hace un llamado a que cada cual profiera su “basta ya” y empiece a encontrarse a sí mismo. Una frase bastante trillada, solo que muchos se dan cuenta que no se han dedicado tiempo cuando se enferman, y se dan cuenta que muchas cosas sencillamente no tienen vuelta atrás. La elección de hablar de Dostoyevski es afortunada, porque es curiosamente una aproximación a Dios. En qué sentido? Dios es lo que es y lo que no es. Y curiosamente, viene en refuerzo de este mensaje, Edgar Morin, porque así se comporta algo complejo. La lógica difícilmente lo puede comprender, porque funciona en categorías disyuntivas “o”, siendo que es mejor funcionar con categorías inclusivas “y”. De modo, que volviendo a Dios como lo que es y no es, simultáneamente, no es comprensible con la razón, siendo tan sutil como un anhelo. De modo que los sabios quedan “presos” de su sabiduría…..
Hay dos tipos de teología: la que describe lo que Dios es.. y la que describe que no es. Dios es todopoderoso en una, Dios es insondable e incognoscible en la otra. Teología catafática una, teología apofática la otra, así la describió Dionisio Aeropagita. Dostoyevski es complejo, porque de acuerdo a Wikstrom, procura describir a Dios como lo que es y lo que no es, lo cual crea, claro, una gran contradicción. Una contradicción que solamente se resuelve en la esfera emocional de un sutil anhelo. Que luego se vuelve un torrente en la obra de San Francisco de Asís, Giovanni di Pietro Bordanone, un hombre que decidió iniciar la revolución de vivir como el insigne maestro de Galilea y cuya paz, sigue encontrándose en los monasterios benedictinos, sumándole la alegría, consustancial a la orden franciscana, conocida también como OFM.
Esta sigla OFM resume mucho del espíritu con el cual fue aprobada por el papa Inocencio III luego de una larga entrevista con Francisco, como orden fratris minorem, orden de los hermanos menores. Y la basílica de San Francisco donde hoy reposan sus restos, sigue lanzando mensajes a nuestra humanidad, para que se preocupe por buenas obras, porque obras son amores, y no buenas razones. El eco franciscano resuena, en un tono muy sutil, con ciudades que conmemoran el nombre del santo.

El siglo de Voltaire – The age of Voltaire

Perspectiva Me tomó un buen tiempo terminar de leerlo, “but assignment accomplished.” Voltaire es mostrado como uno de las mentes que ayudó a formar otras mentes, libró una larvada lucha contra los poderes principales de su tiempo (el establishment legal y el eclesiástico), tuvo una participación en la enciclopedia, realzó el brillo imperecedero por varios siglos de Dennis Diderot, el papá de la enciclopedia, y de paso de todos los que ayudaron a escribirla (Jean Le Rond Dalembert, una de las principales mentes matemáticas de su época, junto con Helvetius, Holbach, Morellet, La Halle y una enorme pléyade de nombres. El marco histórico es bastante diciente, la transición de Luis XIV a Luis XV, la regencia de los años tempranos de Luis XV, el absolutismo de los jansenistas, la supresión de los jesuítas bajo Clemente XIII, ratificada por Clemente XIV, el impacto en la educación de Francia al haber sacado esta orden. Voltaire y Diderot son ejemplos de mentes universales, con gusto por historia, arte, astronomía, novela, poesía, matemáticas; a este propósito hay un término que Voltaire le diera a Diderot, el de Pantophilus, a “quien todo le gustaba“.

Voltaire termina en un hipotético diálogo en el Elíseo con el papa Clemente. Anticlerical, sin duda. Ateísta, fácil de identificarlo así ante la versión de sus antagonistas, difícil de decir cuando se mira a la luz de sus obras, de despertar la conciencia de un país a propósito de execrar la intolerancia y el fanatismo religioso que llevaron a la ejecución judicial de Jean Calas, quien llegó a esta última instancia por el suicidio de su hijo, lo cual no quiso denunciar y fue tomado por filicidio. Voltaire logró restituír su memoria, su nombre y hacer que la ciudad de Toulouse reembolsara una suma para la viuda de Calas y sus hijos, después de un largo tiempo, como dijo Voltaire, dos horas para generar la sentencia de muerte, 10 años para demostrar la inocencia….

Federico II de Prusia lo exaltó como un hombre que buscó mejorar la vida de sus semejantes en muchas formas, la conciencia de Europa. El maestro de Galilea había respondido a una pregunta de todos los tiempos puesta en los labios de Pilatos, ¿qué es la verdad? Y en palabras arquetípicas el Galileo contestó “es el hombre que está aquí” (Est vir qui est adest). Y aunque se le acusa de ateísmo, su objeto de interés fue el humano, a quien procuró ayudar de muchas y diversas maneras. El ciudadano de a pié recuperó su protagonismo.  Son pléyades las joyas de pensamiento que aún circulan en nuestros días, tuve la oportunidad de escucharla de un compañero de viaje “Si Dios no existe tendríamos que inventarlo” y es que la naturaleza entera grita su existencia, escribió, en un tono de tipo deísta.  

Historiador de la cultura Francois Marie Arouette tuvo la fortuna de ser una mente inquieta quien gracias a esto logró llamar la atención de la cortesana Ninon de Lenclos, quien le dejó en su testamento la bonita suma de algunos miles de francos para comprar libros y además al contar con la ayuda del abad de Chateaunef, quien le impartió ese tono de cinismo logro adquirir ese digamos “estilo” que fue la marca del león para Voltaire en su vida. Voltaire fue de los primeros historiadores en ver y plantear una historia en contexto universal, al tomar en cuenta la historia de las civilizaciones orientales, que transmitieron su experiencia en forma larvada, pero no por eso menos presente, a otras culturas del próximo oriente y de esta forma, con el espacio comercial de los alimentos necesarios, de los objetos de lujo, circulan las palabras y las costumbres. Igualmente plantea Voltaire que en la perspectiva de la historia humana lo interesante son las ideas lo que hace el devenir de las sociedades, la cultura como manifestación de las ideas; y que sería atractivo que un filósofo fuera quien contara la historia; pues este libro tiende a mostrar la fons et origo del patrón de análisis que sigue Will Durant en sus obras: un filósofo que escribe -y de qué forma- sobre la historia como una tendencia de las ideas y la cultura, donde la cultura, tiene una carrera contra la guerra, que no siempre gana. Qué criticó tanto Voltaire del estamento eclesial? situaciones como la cruzada de los albigenses en el siglo XIV, la persecución de la inquisición española durante los siglos XV y XVI, la matanza de la noche de San Bartolomé del 24 de agosto de 1572. 

Astronomía, matemáticas, medicina, química, zoología, física. El siglo 18 fue particularmente prolijo en cuanto a la coincidencia de mentes que comprendieron el mundo, el cuerpo y la mente humanas.  En astronomía, estuvieron las observaciones de Halley sobre el gran cometa que ahora conocemos con su nombre; William Herschel quien descubrió el planeta Urano y acrecentó el panteón griego estelar, si bien denominó en principio al planeta como Sidus Georgius, en honor al rey inglés, aunque la comunidad astronómica luego revivió al caído Urano, el padre de los planetas ya conocidos. En matemáticas hay una familia suiza, los Bernoulli, que Durant describe elegantemente como los Bach de las matemáticas, varias generaciones que enriquecieron el campo al que se dedicaron.

Leonhard Euler hizo muchas descripciones para el desarrolló el cálculo, curiosamente fue perdiendo la visión, fue operado sin buena respuesta inicial, al paso de los meses empezó a recuperar, curiosamente una semana antes de morir; y D´Alembert con base en sus conocimientos de matemáticas hizo observaciones sobre los ciclos lunares, igualmente fue uno de los que propuso el achatamiento de la tierra en los polos por el movimiento de rotación, y un fenómeno que tiene que ver con el nodding de la tierra o predecesión de los equinoccios, el fenómeno que se ve más en los 21 de Junio y 21 de diciembre, los días más largo y más corto del año, respectivamente para el hemisferio norte. La Mettrie es uno de los autores que es considerado materialista puro, propuso por ejemplo que de forma semejante a como la función del aparato digestivo es la digestión, el pensamiento era la función del cerebro.

Y Von Haller hizo muchas observaciones sobre fisiología, con métodos como vivisección, que tiempo después retomará Claude Bernard. Una de las ramas del saber empezó con la alquimia, la crisopeya de transformar metales en oro y la búsqueda del elíxir de la eterna juventud. Es así como al estudiar el aire al quemarlo, se encontró “flogisto” que era combustible (el oxígeno) y flogisto no combustible, el futuro nitrógeno. Priestley era bastante obsesivo con la toma de medidas y de esta forma, al descubrir los nuevos elementos, descartó de paso los famosos cuatro elementos que conformaban la materia, aceptado desde la antigüedad: tierra, aire, agua, fuego y por supuesto, la quintaesencia. Antonio de Lavoisier igualmente ratificó en sus experimentos la existencia del oxígeno, aunque la revolución francesa segó su vida, Urano comiéndose sus mejores hijos….. su nombre está tristemente en la Conciergerie de París, dentro de los ajusticiados por la revolución.

PIC_9673
Crédito de la imagen: Museo de la Conciergerie – París. Foto del autor

 

En Zoología, están los nombres de Louis Leclerc conde de Buffon, uno de los observadores sobre las relaciones del mundo animal, sobre los insectos. Y sus observaciones fueron confirmadas por el abuelo de Darwin (a quien de paso llamaron el abuelo de la evolución). De modo que los seres marinos fósiles en la cima de las montañas comenzaron a plantear un nuevo marco de explicaciones del mundo, que de paso divergía con el “oficialmente” aceptado por parte del estamento eclesial. Y la física tuvo un escenario especial en torno a la electricidad: Benjamín Franklin logró demostrar con su papalote o cometa de seda, la transmisión de la electricidad desde un rayo, con lo cual lo llamaron “ladrón del cielo y de cetros”, porque su renombre en el mundo físico tuvo consecuencias políticas: cuando llegó en nombre de las colonias a pedir ayuda a Luis XVI, el renombre científico de Franklin facilitó la obtención del préstamo para la independencia, el resto es conocido. 

La expulsión de los Jesuítas Pues Iñigo López de Recalde organizó y puso a disposición del papado un cuerpo de élite para combatir la reforma, que fue luego la compañía de Jesús. Y para evitar que la reforma protestante avanzara, surgió la reacción de Roma, conocida como la contrarreforma, donde la educación de las mentes jóvenes se centró en aprendizaje de latín, griego, aprendizaje memorístico… Madame de Pompadour en su papel de maitresse real, se encontró en pugna con ellos porque no daban absolución a Luis XV de sus pecados, de modo que encontró el motivo para expulsarlos, lo cual fue de pasó ayudado por el movimiento de los jansenistas, que vieron una bonita oportunidad de adquirir poder.

Y los cincuenta y tantos colegios jesuitas pasaron a ser manejados por la corona francesa, con el colmo de ser ratificada por el propio papado (Clemente XIII y Clemente XIV) la expulsión de la orden, fenómeno que luego se globalizó, ocurriendo incluso en Latinoamérica. Se demoraron alrededor de 40 años en regresar, pero este fenómeno tuvo su impacto: permitió un cambio en el patrón educativo, que a su vez redundó en otra concepción del mundo, en la cual la razón o ilustración, reemplazaba lo que los filósofos de la ilustración consideraban superstición. 

La aventura de la enciclopedia Hoy en día, siglo XXI conocemos una versión en línea en la que se puede encontrar desde los reyes asirios hasta lo último en frivolidad sobre Hollywood. Obviamente, esta es Wikipedia, un noble esfuerzo de autores que están en el trabajo de conseguir referencias adecuadas, si bien no se da ningún crédito al autor.  

Y hubo otra enciclopedia, una precursora que el escritor Gavin Menzies refiere en su obra 1434 , sobre la llegada de barcos chinos a Florencia, esa enciclopedia en papiro con 40 millones de palabras era la Yongle Dadian, llevada por el almirante Zheng-He, pero esta es otra historia. En su tiempo, conseguir la edición de la enciclopedia en papel, con varios tomos, de abundante contenido, fue una empresa bastante, enormemente costosa, en la cual se competía contra la censura eclesiástica.

Y si había alguna objeción, el tiraje no podía salir… Voltaire, quien ya tenía un nombre en las cortes de Europa y en la de Francia, logró usar su influencia para que la obra saliera adelante. No obstante, esta fue una ayuda tras bambalinas, donde el responsable de la autoría y coordinación editorial y de contenidos, era Dennis Diderot, quien tuvo una actitud que los libros de historia loasenn poco y fue que estaba dispuesto a llevar los procesos legales que surgieran, con todos los riesgos e implicaciones para su bolsillo que pudieran surgir.  Un pensamiento curioso que tuvo Francois Marie Arouet, el hombre tras el epíteto, fue el de que un escrito corto, portable, llegaba a más gente, de modo que él fue de alguna forma, el precursor de los libros de bolsillo. 

Conclusión. Lo que se diga de Voltaire, siempre se ha de quedar corto, al ser uno de los hitos del pensamiento humano. Will Durant es un filósofo que escribe historia, acatando el precepto volteriano, con lo cual transmite el quehacer cultural humano y nos muestra una esperanzadora perspectiva.

voltaire

Basílica San Juan de Letrán

Una vez que el emperador Constantino hubiera tomado la decisión política de oficializar el cristianismo en el imperio mediante el Edicto de Milán, por allá el 313, surgió también la idea de construír una iglesia monumental, que se hizo con tierras expropiadas a la familia Laterani y se dedicó a San Juan Bautista, por lo cual tomó su nombre de San Juan de Letrán, siendo entonces la iglesia más antigua de la cristiandad latina occidental, razón por la cual se le conoce como madre y cabeza de todas las iglesias. Los primeros cónclaves, muchos concilios (con el  adjetivo de lateranenses) tuvieron lugar acá. De paso fue el sitio donde se enterraron muchos de los sucesores de Pedro.

Tommaso Parentuccelli fue el nombre de pila del papa Nicolás V, el Papa que dio inició a la remodelación de la basílica de San Pedro y era un gran amante y coleccionista de libros, que concretó en la fundación de la biblioteca vaticana, una de las más grandes del mundo.

Un suceso interesante de impacto mundial acaeció bajo su papado: la toma de Constantinopla por el Islam. La caída de esta segunda Roma tuvo muchos impactos políticos y culturales, por ejemplo, el traslado de muchos de los principales eruditos de lengua griega a Roma, a Florencia: el re-descubrimiento de los autores antiguos y el resurgir del gusto por lo griego, que marca el Renacimiento.

Ahora bien, la relación de Nicolás V con San Juan de Letrán, es que decidió dar mayor preeminencia política a San Pedro, dedicando recursos para la reconstrucción no solo de la basílica, sino del entorno inmediato, en la concepción que para el “hombre de la calle”, el arte visual impresiona tanto como o más que las ideas, con lo cual ejerció el patronazgo de muchas renovaciones arquitectónicas de tipo urbanístico, parece que con la ayuda de un escultor y constructor florentino, de nombre Bernardo Rosellino. (tomado de página 357, libro por Mary Hollingsworth El patronazgo artístico en la Italia del Renacimiento ).

Algunos monumentos funerarios en San Juan de Letrán

20161230_144650Estela funeraria de Martín V, bronce que se atribuye a Donatello. Fue el primer papa en Roma luego del llamado Cautiverio de Aviñón.

Monumento funerario de Lotario dei Conti dei Segni, Papa con el nombre de Inocencio III:

20161230_140323

Monumento funerario de León XIII (Vincenzo Gioacchino Raffaele Luigi Pecci, fue el papa n.º 256 de la Iglesia católica. Su pontificado se desarrolló entre 1878 y 1903  wikipedia), papa quien durante el siglo XX produjera la encíclica Rerum Novarum (De las cosas Nuevas), reivindicando la necesidad de favorecer condiciones de los trabajadores.20161230_140912

En la entrada Basílica de San Juan de Letrán en Wikipedia, es referida como:

Archibasilica Sanctissimi Salvatoris et Sancti Iohannes Baptista et Evangelista in Laterano
Omnium urbis et orbis ecclesiarum mater et caput es decir, madre y cabeza de toda las iglesias de la ciudad de Roma y de toda la tierra.

20161230_145838

pic_2025

Recorrido

Se inicia en la Basílica de Santa Croce in Gerusalemme, desde donde se va, por la Via Carlo Felice, a la Basílica de San Juan de Letrán. En la Piazza de San Giovanni in Laterano, se encuentra la Scala Santa; cruzando la Piazza, se llega al Baptisterio. Desde ahí se cubre un pequeño tramo de la Via di Santo Stefano Rotondo para girar a la derecha en Via dei Santi Quattro Coronati (al otro lado del Hospital), hasta llegar a la iglesia de los Cuatro Santos Coronados (del lado izquierdo de la calle).

Después se gira a la derecha en Via dei Querceti, y al cruzar Via San Giovanni in Laterano se llega a la Basílica de San Clemente. Al salir, se gira a la derecha en Via San Giovanni in Laterano, e inmediatamente a la izquierda en Via Celimontana. Cuando se llega al Largo della Sanità Militare se gira a la derecha y al fondo está Santi Giovanni e Paolo; al lado, en la Via de San Gregorio, se puede visitar la iglesia de San Gregorio.

Se regresa por la misma Via y, al cruzar de nuevo el Largo della Sanità se toma la Via della Navicella; al llegar a la Piazza Porta Metronia se toma la Via Druso, que desemboca en Piazzale Numa Pompilio, donde se encuentran las Termas de Caracalla. En frente de las termas, yendo hacia Via Druso, se encuentra.,la iglesia de los Santos Nereo y Aquileo. Para regresar a San Giovanni in Laterano, se toma Via Druso y su continuación, Via dell’Amba Aradam, que desemboca en la Basílica. El recorrido es largo y puede llevar algún tiempo.”

Tomado de Guía de Roma.

pic_2016
En los alrededores de San Juan de Letrán. Foto del autor
pic_2021
Fachada de Basílica de San Juan de Letrán. Foto del autor.

Otros recursos para conocer más de la Iglesia más antigua de la cristiandad occidental, llamada “madre de todas las iglesias”:

https://www.audioguiaroma.com/san-juan-letran.php

Un escenario más práctico. Para llegar: tener en cuenta que el nombre en italiano es San Giovanni ad Laterano, se puede llegar bien en taxi (un diálogo sugerido: Ciao, buon giorno / Buona sera -antes /despues de medio día-, fino a la basilica de San Giovanni Laterano, grazie;  los conductores de taxi son bastante amables y la mayoría entienden inglés), aunque aprecian bastante el esfuerzo por hablar en italiano.

Y para llegar en metro, que es bastante rápido, se toma la línea roja, sentido Anagnina (que es la última estación y es lo que se vé en los letreros de la estación de metro al entrar y ver los diferentes corredores), el descenso es en la estación de San Giovanni; generalmente aparecen en pantalla las diferentes estaciones  a medida que se llega a ellas; al salir a la calle se puede preguntar a algún transeúnte: Scusi, buon giorno / Buona será, fino la basilica de San Giovani ad laterano? ……  y aunque el diálogo puede terminar en la lingua franca de nuestra época -el inglés- , no olviden decir al final Grazie mille per la vostra aiuta.

metro-roma
Tomado de http://www.rome.info/metro/

Sobre libro Firenze ricostruita

libro-55-de-2016

Este es un esquemático y artístico libro que muestra el pasado y el presente de puntos principales de construcción en Florencia, el interés llegó despues de haber visto la parte de Scavi, la parte de excavaciones arqueológicas en el Palazzo Vecchio, empieza el pasado a conectarse con el presente. Y este mojón arquitectónico de la profusamente ornada Piazza de la Signoria conecta de pronto con el tiempo de la construcción de la ciudad, con su cardo máximo y sus decumani autorizados por aquel triunvirato romano de Octavio, Lépido y Marco Antonio.

Lo que muestran los Scavi, es que el palacio se edificó sobre lo que antes era un circo romano típico, semejante al que se vé expuesto en pleno siglo XXI en el parque de los Scrovegni en la vecina ciudad de Padua.

Fotografías tomas por el autor.

Y surge entonces en los Scavi del Palazzo, la época romana, con su estilo arquitectónico que construía para una larga duración. Varias estatuas y piedras talladas de la época, incluso un vomitorio, son el insólito nuevo pasado en presente.

pic_8266
Vomitorio en parte de Excavaciones del Palazzo Vecchio; fotografía (con fallas de origen) del autor.

En el complejo arquitectónico, está igualmente el sito de los Uffizi. Giorgio Vasari es otro de los nombres de tener en cuenta, pintor de varios de los frescos en la Cupola del Duomo, arquitecto de las oficinas administrativas llamadas Uffizi, donde hoy queda el museo, y del Corridoio vasariano, que lleva a través del Ponte Vecchio hasta el Palazzo Pitti, que luego fue la tercera casa oficial de la familia Médicis, siendo el Palazzo Medici Ricardi y el Palazzo Vecchio la primera y la segunda, respectivamente.

La construcción del palacio fue ennoblecida con el torreón donde está el reloj, y esta fue una de las firmas para la posteridad de Arnolfo di Cambio, junto con la construcción de la basílica de Santa María dei Fiore (donde está el Duomo que hizo famosa a la ciudad desde el siglo XIV), la basílica de San Lorenzo, la basílica de Santa Crocce entre otras varias. Y esta construcción fue posible por la voluntad de Cosme el Viejo, después de la expulsión que tuviera de la ciudad.

pic_7705
Monumento a Arnolfo del Cambio, en la vecindad de Santa María dei Fiore. Fotografía del autor.

Es decir, mucho de lo que se admira en Florencia, amerita recordar este nombre. Las basílicas como Santa Crocce y Santa María Novella fueron centros en su tiempo de ayudar a dirigir temas importantes en la cristiandad, en ellas incluso hubo concilios ecuménicos, fueron alojamientos papales, sedes de las órdenes monásticas más importantes de su tiempo, franciscanos y dominicos. Y fueron edificadas en  el tiempo en que los gremios de Florencia estaban en su auge, siendo patrocinadas por el gremio de la lana o Linaoli.

En Santa María dei Fiore está por ejemplo, en la parte baja la construcción antigua de la iglesia paleocristiana que fue la de Santa Reparata, otro de los nombres de los santos de Florencia, junto con San Zanobi, San Gimignano y San Miniato.

Y en este complejo donde está el Duomo, está igualmente el Baptisterio de San Giovanni y el Campanile de Giotto, además del ahora museo de la Opera del Duomo.

El Baptisterio tiene una tumba importante, aunque poco conocida, la del antipapa Juan XXIII (Baldassare Cossa), quien fue en su momento uno de los que ayudó al crecimiento económico de la familia Médicis al tomarlos como sus banqueros. Es curioso, porque uno piensa que Juan XXIII es el papa que conocemos del siglo XX, el autor del Concilio Vaticano II.

20161129_100514
Tumba de Juan XXIII en el Baptisterio. Fotografía del autor.

Al ver en detalle, dice JOANES QUODAM PAPA XXIII OBIT …. 1419 FLORENTIA KALENDAS IANUARII; la palabra quodam traduce “un cierto, de algún modo”

txt-tumba-juan-xxiiiY el Campanile, obra del también pintor Giotto di Bondone, aloja las espléndidas campanas que llamaban (y siguen llamando) a misa a los fieles.

Fotografías tomadas por el autor

En el museo de la Opera del Duomo, se muestra la historia en torno a la construcción de estas edificaciones y por ejemplo, muestra el altar en plata que esculpió Donatello, los diferentes modelos que se ejecutaron para los grupos de esculturas en las entradas del Duomo y del baptisterio, así como la soberbia ejecución de las puertas del baptisterio, por Lorenzo Ghiberti y Jacopo Sansovino y los trabajos en cantería que se hicieron para el ornato interior y exterior.

20161129_102834
Copia de las puertas del Baptisterio en el Museo de la Opera del Duomo, escultura de Lorenzo Ghiberti. Fotografía del autor

Otra de las iglesias del grupo, incluye a San Miniato al monte, que es una de las iglesias románicas paleocristianas que tienen gran antigüedad. Este libro es una pequeña joya que en 65 páginas enriquece la panorámica de Florencia y refuerza -por qué no- que esta otra joya arquitectural que es Florencia puede ser el sitio más bello del mundo.

Continue reading “Sobre libro Firenze ricostruita”