Basílica San Juan de Letrán

Una vez que el emperador Constantino hubiera tomado la decisión política de oficializar el cristianismo en el imperio mediante el Edicto de Milán, por allá el 313, surgió también la idea de construír una iglesia monumental, que se hizo con tierras expropiadas a la familia Laterani y se dedicó a San Juan Bautista, por lo cual tomó su nombre de San Juan de Letrán, siendo entonces la iglesia más antigua de la cristiandad latina occidental, razón por la cual se le conoce como madre y cabeza de todas las iglesias. Los primeros cónclaves, muchos concilios (con el  adjetivo de lateranenses) tuvieron lugar acá. De paso fue el sitio donde se enterraron muchos de los sucesores de Pedro.

Tommaso Parentuccelli fue el nombre de pila del papa Nicolás V, el Papa que dio inició a la remodelación de la basílica de San Pedro y era un gran amante y coleccionista de libros, que concretó en la fundación de la biblioteca vaticana, una de las más grandes del mundo.

Un suceso interesante de impacto mundial acaeció bajo su papado: la toma de Constantinopla por el Islam. La caída de esta segunda Roma tuvo muchos impactos políticos y culturales, por ejemplo, el traslado de muchos de los principales eruditos de lengua griega a Roma, a Florencia: el re-descubrimiento de los autores antiguos y el resurgir del gusto por lo griego, que marca el Renacimiento.

Ahora bien, la relación de Nicolás V con San Juan de Letrán, es que decidió dar mayor preeminencia política a San Pedro, dedicando recursos para la reconstrucción no solo de la basílica, sino del entorno inmediato, en la concepción que para el “hombre de la calle”, el arte visual impresiona tanto como o más que las ideas, con lo cual ejerció el patronazgo de muchas renovaciones arquitectónicas de tipo urbanístico, parece que con la ayuda de un escultor y constructor florentino, de nombre Bernardo Rosellino. (tomado de página 357, libro por Mary Hollingsworth El patronazgo artístico en la Italia del Renacimiento ).

Algunos monumentos funerarios en San Juan de Letrán

20161230_144650Estela funeraria de Martín V, bronce que se atribuye a Donatello. Fue el primer papa en Roma luego del llamado Cautiverio de Aviñón.

Monumento funerario de Lotario dei Conti dei Segni, Papa con el nombre de Inocencio III:

20161230_140323

Monumento funerario de León XIII (Vincenzo Gioacchino Raffaele Luigi Pecci, fue el papa n.º 256 de la Iglesia católica. Su pontificado se desarrolló entre 1878 y 1903  wikipedia), papa quien durante el siglo XX produjera la encíclica Rerum Novarum (De las cosas Nuevas), reivindicando la necesidad de favorecer condiciones de los trabajadores.20161230_140912

En la entrada Basílica de San Juan de Letrán en Wikipedia, es referida como:

Archibasilica Sanctissimi Salvatoris et Sancti Iohannes Baptista et Evangelista in Laterano
Omnium urbis et orbis ecclesiarum mater et caput es decir, madre y cabeza de toda las iglesias de la ciudad de Roma y de toda la tierra.

20161230_145838

pic_2025

Recorrido

Se inicia en la Basílica de Santa Croce in Gerusalemme, desde donde se va, por la Via Carlo Felice, a la Basílica de San Juan de Letrán. En la Piazza de San Giovanni in Laterano, se encuentra la Scala Santa; cruzando la Piazza, se llega al Baptisterio. Desde ahí se cubre un pequeño tramo de la Via di Santo Stefano Rotondo para girar a la derecha en Via dei Santi Quattro Coronati (al otro lado del Hospital), hasta llegar a la iglesia de los Cuatro Santos Coronados (del lado izquierdo de la calle).

Después se gira a la derecha en Via dei Querceti, y al cruzar Via San Giovanni in Laterano se llega a la Basílica de San Clemente. Al salir, se gira a la derecha en Via San Giovanni in Laterano, e inmediatamente a la izquierda en Via Celimontana. Cuando se llega al Largo della Sanità Militare se gira a la derecha y al fondo está Santi Giovanni e Paolo; al lado, en la Via de San Gregorio, se puede visitar la iglesia de San Gregorio.

Se regresa por la misma Via y, al cruzar de nuevo el Largo della Sanità se toma la Via della Navicella; al llegar a la Piazza Porta Metronia se toma la Via Druso, que desemboca en Piazzale Numa Pompilio, donde se encuentran las Termas de Caracalla. En frente de las termas, yendo hacia Via Druso, se encuentra.,la iglesia de los Santos Nereo y Aquileo. Para regresar a San Giovanni in Laterano, se toma Via Druso y su continuación, Via dell’Amba Aradam, que desemboca en la Basílica. El recorrido es largo y puede llevar algún tiempo.”

Tomado de Guía de Roma.

pic_2016
En los alrededores de San Juan de Letrán. Foto del autor
pic_2021
Fachada de Basílica de San Juan de Letrán. Foto del autor.

Otros recursos para conocer más de la Iglesia más antigua de la cristiandad occidental, llamada “madre de todas las iglesias”:

https://www.audioguiaroma.com/san-juan-letran.php

Un escenario más práctico. Para llegar: tener en cuenta que el nombre en italiano es San Giovanni ad Laterano, se puede llegar bien en taxi (un diálogo sugerido: Ciao, buon giorno / Buona sera -antes /despues de medio día-, fino a la basilica de San Giovanni Laterano, grazie;  los conductores de taxi son bastante amables y la mayoría entienden inglés), aunque aprecian bastante el esfuerzo por hablar en italiano.

Y para llegar en metro, que es bastante rápido, se toma la línea roja, sentido Anagnina (que es la última estación y es lo que se vé en los letreros de la estación de metro al entrar y ver los diferentes corredores), el descenso es en la estación de San Giovanni; generalmente aparecen en pantalla las diferentes estaciones  a medida que se llega a ellas; al salir a la calle se puede preguntar a algún transeúnte: Scusi, buon giorno / Buona será, fino la basilica de San Giovani ad laterano? ……  y aunque el diálogo puede terminar en la lingua franca de nuestra época -el inglés- , no olviden decir al final Grazie mille per la vostra aiuta.

metro-roma
Tomado de http://www.rome.info/metro/

Sobre libro Firenze ricostruita

libro-55-de-2016

Este es un esquemático y artístico libro que muestra el pasado y el presente de puntos principales de construcción en Florencia, el interés llegó despues de haber visto la parte de Scavi, la parte de excavaciones arqueológicas en el Palazzo Vecchio, empieza el pasado a conectarse con el presente. Y este mojón arquitectónico de la profusamente ornada Piazza de la Signoria conecta de pronto con el tiempo de la construcción de la ciudad, con su cardo máximo y sus decumani autorizados por aquel triunvirato romano de Octavio, Lépido y Marco Antonio.

Lo que muestran los Scavi, es que el palacio se edificó sobre lo que antes era un circo romano típico, semejante al que se vé expuesto en pleno siglo XXI en el parque de los Scrovegni en la vecina ciudad de Padua.

Fotografías tomas por el autor.

Y surge entonces en los Scavi del Palazzo, la época romana, con su estilo arquitectónico que construía para una larga duración. Varias estatuas y piedras talladas de la época, incluso un vomitorio, son el insólito nuevo pasado en presente.

pic_8266
Vomitorio en parte de Excavaciones del Palazzo Vecchio; fotografía (con fallas de origen) del autor.

En el complejo arquitectónico, está igualmente el sito de los Uffizi. Giorgio Vasari es otro de los nombres de tener en cuenta, pintor de varios de los frescos en la Cupola del Duomo, arquitecto de las oficinas administrativas llamadas Uffizi, donde hoy queda el museo, y del Corridoio vasariano, que lleva a través del Ponte Vecchio hasta el Palazzo Pitti, que luego fue la tercera casa oficial de la familia Médicis, siendo el Palazzo Medici Ricardi y el Palazzo Vecchio la primera y la segunda, respectivamente.

La construcción del palacio fue ennoblecida con el torreón donde está el reloj, y esta fue una de las firmas para la posteridad de Arnolfo di Cambio, junto con la construcción de la basílica de Santa María dei Fiore (donde está el Duomo que hizo famosa a la ciudad desde el siglo XIV), la basílica de San Lorenzo, la basílica de Santa Crocce entre otras varias. Y esta construcción fue posible por la voluntad de Cosme el Viejo, después de la expulsión que tuviera de la ciudad.

pic_7705
Monumento a Arnolfo del Cambio, en la vecindad de Santa María dei Fiore. Fotografía del autor.

Es decir, mucho de lo que se admira en Florencia, amerita recordar este nombre. Las basílicas como Santa Crocce y Santa María Novella fueron centros en su tiempo de ayudar a dirigir temas importantes en la cristiandad, en ellas incluso hubo concilios ecuménicos, fueron alojamientos papales, sedes de las órdenes monásticas más importantes de su tiempo, franciscanos y dominicos. Y fueron edificadas en  el tiempo en que los gremios de Florencia estaban en su auge, siendo patrocinadas por el gremio de la lana o Linaoli.

En Santa María dei Fiore está por ejemplo, en la parte baja la construcción antigua de la iglesia paleocristiana que fue la de Santa Reparata, otro de los nombres de los santos de Florencia, junto con San Zanobi, San Gimignano y San Miniato.

Y en este complejo donde está el Duomo, está igualmente el Baptisterio de San Giovanni y el Campanile de Giotto, además del ahora museo de la Opera del Duomo.

El Baptisterio tiene una tumba importante, aunque poco conocida, la del antipapa Juan XXIII (Baldassare Cossa), quien fue en su momento uno de los que ayudó al crecimiento económico de la familia Médicis al tomarlos como sus banqueros. Es curioso, porque uno piensa que Juan XXIII es el papa que conocemos del siglo XX, el autor del Concilio Vaticano II.

20161129_100514
Tumba de Juan XXIII en el Baptisterio. Fotografía del autor.

Al ver en detalle, dice JOANES QUODAM PAPA XXIII OBIT …. 1419 FLORENTIA KALENDAS IANUARII; la palabra quodam traduce “un cierto, de algún modo”

txt-tumba-juan-xxiiiY el Campanile, obra del también pintor Giotto di Bondone, aloja las espléndidas campanas que llamaban (y siguen llamando) a misa a los fieles.

Fotografías tomadas por el autor

En el museo de la Opera del Duomo, se muestra la historia en torno a la construcción de estas edificaciones y por ejemplo, muestra el altar en plata que esculpió Donatello, los diferentes modelos que se ejecutaron para los grupos de esculturas en las entradas del Duomo y del baptisterio, así como la soberbia ejecución de las puertas del baptisterio, por Lorenzo Ghiberti y Jacopo Sansovino y los trabajos en cantería que se hicieron para el ornato interior y exterior.

20161129_102834
Copia de las puertas del Baptisterio en el Museo de la Opera del Duomo, escultura de Lorenzo Ghiberti. Fotografía del autor

Otra de las iglesias del grupo, incluye a San Miniato al monte, que es una de las iglesias románicas paleocristianas que tienen gran antigüedad. Este libro es una pequeña joya que en 65 páginas enriquece la panorámica de Florencia y refuerza -por qué no- que esta otra joya arquitectural que es Florencia puede ser el sitio más bello del mundo.

Continue reading “Sobre libro Firenze ricostruita”

Platón – Por José Carlos Aguirre

Material que me ha llamado la atención por los enlaces  en diferentes niveles históricos y se comparte a continuación, viene tomado del muro de Facebook de José Carlos Aguirre: 
Enlace al artículo original publicado el sábado 03 de Diciembre de 2016, en
Ibn Arabi consideraba a Platón un enviado, un reformador dentro de una tradición; en su caso la griega.
Platón bebía de su maestro Sócrates, de la tradición pitagórica, de la tradición sapiencial presocrática, de la tradición mistérica… Una buena parte de la metafísica griega, a partir de un proceso de glosa, re-elaboración y variación, encontrará su quicio y engarce en el corpus platónico -aristotelismo, platonismo medio, neoplatonismo-.
Y no solo, también la metafísica medieval -tanto la islámica como la cristiana- encontrarán en la tradición platónica una referencia muy importante.
En el cristianismo la influencia del legado platónico se declina a través del reconocimiento del carácter inspirado de su filosofía (Justino, Clemente, Orígenes, Gregorio de Nisa, Agustin de Hipona). Tanto será así que la filosofía platónica se convertirá, convenientemente cristianizada, en la urdimbre de la metafísica de los padres de la Iglesia. Algo así fue facilitado no solo por el origen étnico-cultural de los primeros cristianos -básicamente judíos helenizados o gentiles de lengua griega(1)– sino por el hecho de que el griego clásico-koyné era la lengua evangélica original y la lengua en que los cristianos leían la biblia -el Antiguo Testamento lo leían en la versión griega de la septuaginta-.
Pensar metafísicamente en lengua griega introducía a los referentes platónicos y griegos. Ejemplo de lo dicho es el metafísico y judio-helenista Filón de Alejandría que, desde el judaísmo, prefigura toda la metafísica de los padres de la iglesia y la consideración del logos como hipóstasis de lo Uno.
A partir de lo dicho se entenderá la influencia de Platón y que se haya dicho que el pensamiento occidental entero son notas a pie de página de los diálogos platónicos en los que bien se le matiza, se le contraria, se le glosa o se introducen variaciones.
La influencia de Platón o de los diversos platonismos es tan colosal, en toda la historia de la la filosofía occidental, que bien puede considerar al platonismo como su paisaje. Hasta el punto de que, incluso, las críticas a Platón acontecen en el contexto metafísico y filosófico esbozado en la estela de la obra platónica.
En conclusión, la posición que se adopte respecto de Platón va más allá del mero juicio que se ejerce sobre un autor. Ubica en el mapa de la tradición sapiencial occidental y coloca en la esfera de la filosofía y la metafísica.
Acaso el mayor velo que lastre el legado platónico sean sus lecturas modernas e ilustradas, dualistas por lo que respecta a la estructura cosmológica -separación radical entre mundo sensible y suprasensible- y racionalistas o logicistas en relación a la cuestión de las llamadas ideas platónicas -reducción de las ideas inteligibles a abstracciones lógicas-(2).
Con todo, el desdibujamiento del sentido y los cambios habidos en la significación de determinados términos será lo más decisivo; razón(logos), mito(mythos), intelecto(nous)…
Como podemos observar hablar o debatir sobre Platon no será tanto hacerlo sobre un autor sino sobre el engarce fundamental de la tradición filosófica occidental en lo que serían sus diversas declinaciones y varianzas. De ahí que muchas veces ciertos debates, aún sin nombrarle o hasta criticándole, tengan su legado en la misma base. Tanto será así que el debate sobre Platón y sobre su legado nos revelarán el estado y los ritmos de la propia tradición occidental en su propio proceso.
 (1) El griego koyne -una variedad de griego clásico- fue la lengua de intercambio y encuentro cultural en el Mediterráneo oriental durante varios siglos; en la época del helenismo (tras las conquistas de Alejandro Magno) y en la romana.
(2) Es de agradecer la tarea que dentro de la Academia han abordado Gadamer, Giovanni Reale y, en general, la escuela de Tubinga haciendo valer una lectura de Platón no dualista y crítica con esa lectura ilustrada (cfr. Giovanni Reale “Por una nueva interpretación de Platón”

Sobre libro Circo Máximo – La ira de Trajano

En Circo Máximo – La ira de Trajano, se describe el proceso de romanización del norte del Danubio, la zona que hoy es Rumania, Bosnia, Bulgaria… a la luz de la compleja personalidad y convulso medio social en que vive Marco Ulpio Trajano hijo, nativo de Itálica (actualmente cerca a Sevilla) e hijo adptivo del emperador Marco Cocceyo Nerva. A Trajano le encantaban los mapas, le encantaba la lengua y la cultura griega, y tenía muchas cosas parecidas a Publio Cornelio Escipión-Africanus, en el sentido de saberse rodear de gente en la cual podía confiar completamente…. se supo rodear de colaboradores adictos tanto en lo cultural como en lo militar. Y uno de los nombres que resuenan todavía en nuestra época, el del escritor Suetonio, corresponde a quien fuera el curador de las bibliotecas en Roma en el siglo II dC, y nos dejó las Vidas de los doce Césares. Otro de sus consejeros políticos fue el filósofo bitinio Dión Cocceyo, de Prusa, quien atinadamente es presentado advirtiendo al emperador en la Domus Flavia, que se tiene que cuidar de la guerra que acaba de iniciar al desterrar al senador Mario Prisco por peculados y corrupción…..

pic_7936
Busto de Marco Ulpio Trajano, Imperator, en el museo degli Uffizi. La inscripción reza “Traianus”; y esta es una de las razones, por la cuales -refiere el escritor Santiago Posteguillo-, tantos hombres llevan nombre Traian en Rumania. Foto del autor

Quien ha ido a Roma, igualmente contempla ese sitio que es el anfiteatro Flavio (más comúnmente conocido como coliseo) y lo que se vé en su cuarto nivel (que fue ampliación del original hecho por Rabirius), tiene en común junto con la Columna Trajana, que son obra del imaginativo y recurrente arquitecto griego Apolodoro de Damasco, quien también hiciera el aparentemente imposible puente sobre el caudaloso Danubio en el poblado de Drobeta.

img_8193
Una vista del anfiteatro Flavio (coliseo). Fotografía del autor.

Y gracias a sus colaboradores en lo castrense como Cneo Longino, Celso, Palma, Nigrino, Tercio Juliano y Lucio Quieto (en quien Trajano quería designar la sucesión), llevó el imperator hispanus la guerra a la frontera norte del Ister o río Danubio, logró vencer al rey dacio Decébalo y sus lugartenientes Diegis y Vizinas, en un símil a lo que hizo Africanus llevando la guerra al norte de Africa… solo que a diferencia de Africanus, sí pudo Trajano vencer sus enemigos internos en el senado, jugar con una variable política nueva y aparentemente inmanejable como lo era la guardia pretoriana y gobernar en su momento, el imperio mundial más grande….
Es una especie de Vidas paralelas de Plutarco, solo que acá se comparan las vidas de dos romanos que se hicieron en Hispania, que contra todos los pronósticos lograron salir adelante y moldear su mundo romano. Escipión tuvo que vencer a Aníbal Barca varias veces, aunque al final fue derrotado en el senado romano por la póstuma influencia de Marco Porcio Catón (Catón el viejo) coaligado con Tiberio Sempronio Graco….. Y Trajano como bien lo menciona Posteguillo, se especializó en sobrevivir la locura paranoica del psicopático Tito Flavio Domiciano, mejor conocido como Domiciano, quien de acuerdo a la descripción de Santiago Posteguillo, parece que estaba intoxicado por plomo….

pic_8127
Busto de Tito Flavio Domiciano, Imperator, en el museo degli Uffizi. Foto del autor

Y aunque se nombren tangencialmente, va la historia de la iglesia, con los avatares de Juan Zebedeo y su destierro en la isla griega de Patmos, donde las visiones proféticas que  tiene las plasma en el Libro de las Revelaciones o el Apocalipsis; y está el patriarca Ignacio y su lucha contra los docetistas y ebionitas, el generoso benefactor Marción y su encuentro que tanto impacto iba a tener en Roma con el nuevo Papa Alejandro, sucesor de Evaristo, sucesor de Pedro.

Y otra de las corrientes que se dejan ver, son el ambicioso proceso de Publio Elio Adriano (sobrino de Trajano) para llegar al poder, con intrigas y más intrigas a la orden del día, con su relación con Pompeya Plotina, la cónyuge de Trajano, y sus relaciones con senadores de la facción de oposición a Trajano.
Romanizados los territorios al norte del Danubio, se observa todavía y afortunadamente en pleno siglo XXI los restos de la influencia romana en poblados como Densus (cerca a Sarmizegetusa regia, la capital del rey dacio Decébalo). Y muchas de las ciudades evolucionaron a partir de los castra o puestos militares, como Mogunciacum (Maguncia o Mainz), Singidunum (Budapest), Viminacium (Kostolac en Serbia), Costesti y Blidaru (Rumania).

Para conocer un poco más sobre la iglesia de Densus, donde está la lápida que se presume de Cneo Longino, el legatus amigo de Trajano, va este enlace:
http://www.3viajes.com/iglesia-densus/#comment-181378

1280px-cetatea_blidaru
Restos de la fortaleza dacia de Blidaru – Rumania. Crédito de imagen: By Oroles (talk) – Own work, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=7610883

Sobre libro: La traición de Roma.

Una obra maestra de Santiago Posteguillo. Al mirarla en perspectiva, una época de Roma está curiosamente forjada por 3 hombres: Publio Cornelio Escipión de sobrenombre Africanus, Tito Maccio Plauto, y el cartaginés Aníbal Barca. Los enfrentamientos entre Publio Cornelio Escipión-Africanus y Aníbal moldearon la Roma mediterránea sustentada en Hispania, el norte de Africa, Cercano oriente. Allí empezó a gestarse el Mare Nostrum.

El historiador griego Polibio, fue un apasionado de la historia “contemporánea” de su época y tuvo la oportunidad de conocer de primera mano por medio del cónsul Cayo Lelio y al haber vivido en la casa de Escipión hijo.
Gracias a Polibio se conocen los datos relativos a las diferentes campañas de Publio Cornelio Escipión Africanus, en Hispania, su destierro de Roma, sus memorias que desafortunadamente quedaron perdidas para la posteridad, es posible que se hubieran quemado en el incendio de la biblioteca de Alejandría cuando Cayo Julio César estaba combatiendo contra generales egipcios que apoyaban al hermano de Cleopatra VII Filópator.
En una interesante aproximación de Posteguillo, Cayo Lelio entregó las memorias de Africanus -escritas en griego-, al bibliotecario principal, Aristófanes de Bizancio, sucesor de otro gran bibliotecario Eratóstenes, el que calculó por primera vez la distancia de la circunferencia terrestre al saber de la reflexión del sol en un pozo en Siena y que al mismo tiempo hacía sombra de una estaca en Alejandría; pero esto es otra historia.
Volviendo a Roma, Publio Cornelio Escipión hijo de Africanus adoptó al hijo del prematuramente fallecido Lucio Emilio Paulo, este nieto adoptivo de Africanus fue conocido como Escipión Emiliano, y ayudó a consolidar la paz en Hispania. Detalles de la gran historia, uno de los que estuvieron con él fue Cayo Mario, quien además de ser tío fuera el formador político de Cayo Julio César.
La traición de Roma consistió en que la animadversión que Marco Porcio Catón o Catón el Viejo, sentía por lo que él consideraba que era la cercana llegada de Africanus a la monarquía. Catón era acérrimo en su posición y dirigió su estrategia guerrera en el senado romano contra Africanus, ora contra su hermano Lucio. Y en ese tanteo de buscar debilidades, la campaña de Asia contra Antíoco III –el basileus megas, la derrota infringida en Magnesia a los considerados invencibles catafractos generó una sensación de omnipotencia que hizo que Marco y Lucio se quedaran con 500 talentos de oro como botín personal, cuando fue dado como indemnización de guerra por parte de Antíoco sobre la cual que se consideró que hubo malversación o apropiación indebida (una vez más, nihil novum sob sole). Y a pesar del iudicium populare que los absolvió, un tecnicismo legal de no haber sido clausurado el juicio por el senado, hizo que Catón y su grupo rehicieran el proceso contra Lucio, logrando la condenación de todo un cónsul, todo por abatir a Africanus.

Y como tribuno de la plebe, Tiberio Sempronio Graco arresta a Lucio Cornelio Escipión de sobrenombre Asiaticus, llevándolo al terrible Tullianum, la cárcel a donde se entraba y generalmente se salía muerto. Y lo mejor de la trama, es que Tiberio Sempronio Graco, enemigo político de los Escipiones y los Emilio-Paulos logra evitar una guerra civil al proponer la liberación de Lucio contra el pago de una multa, el exilio (u ostracismo) de Roma, y un rehén en Roma, que viene a ser Cornelia la menor, la hija preferida de Africanus y Emilia Tercia. Y la proposición fue llevada por el mejor mensajero posible: Tito Maccio Plauto. Y la gestión de Plauto cuenta con la ayuda de Cornelia menor, de modo que el vencedor de Aníbal –quien llevó la guerra a África, vencedor en contra de las terribles y limitantes opciones impuestas por Quinto Fabio Máximo-, fue derrotado por una guerra intestina sin cuartel, por un personaje que se podría decir, de segundo orden: Catón. El epílogo de una época empieza cuando Aníbal Barca, Africanus, Plauto mueren en épocas semejantes.

africa-596111_960_720
Cartago en la actualidad. Imagen de uso libre, tomada de pixabay: https://pixabay.com/es/%C3%A1frica-t%C3%BAnez-cartago-596111/

Sobre libro: Ciencia y Religión, de Ken Wilber.


Ciencia y religión: dos temas aparentemente inmiscibles, sobre los que Ken Wilber hace una magistral aproximación para indicar que tienen un terreno común que se llama Pluralismo epistemológico.

Diferentes enfoques ahora miran la conciencia: Neoastrología, ecofeminismo, ecología profunda, conciencia cuántica, estados alterados de conciencia, análisis de información, filosofía de procesos,  salud holística, psiquiatría cuántica, channelling, neopaganismo, wicca, conciencia tribal, quiromancia, incluso internet….

A continuación, se muestran varios mapas mentales, para describir mejor este interesante tema.

Campos tradicionales aceptados por la ciencia y la religión, antes de la modernidad.

imagen1

Esta es una correlación ancilar entre lo que menciona el autor a lo largo de la obra, entre diferentes campos, valores, ciencias que las estudian.

imagen2

La Gran Cadena del Ser

imagen3

Comentarios:

  • Una de las críticas al modernismo, es el hecho de haber excluído el Gran Nido del Ser.
  • Los ojos de la sabiduría, fueron propuestos por San Buenaventura (Giovanny da Fidanza) como una profunda aproximación a como es el conocimiento humano, de acuerdo a la Gran Cadena del Ser.
  • El ojo de la carne es categoría inferior, el ojo de la mente es categoría intermedia, el ojo de la contemplación es la categoría superior.
  • Lo que el ojo de la carne no lo ve, no lo ve, es un error categorial decir que lo que el ojo de la carne no ve, no existe. Solamente puede decir que no lo ve.

imagen4

A más diferenciación, se necesita más integración. Las diferentes ciencias que procuran la integración, tienen la limitante categorial de trabajar solo con datos de magnitud.

Uno de los problemas de las ciencias en la edad moderna, es que han logrado mayor conocimiento objetivo de escalas de magnitud en lo micro y en lo macro, y la integración que se propone entre ellas sigue excluyendo lo valórico y lo cualitativo.

Esta exclusión de lo valórico y lo cualitativo es lo que Weber llama el desencanto de lo modernidad; sustitución de valores y cualidades por magnitudes e información.

Método científico

imagen5
Cuando no hay datos y solamente pauta prescriptiva, esto es la metafísica, y es algo de lo cual  las ciencias duras acusan a las ciencias del misticismo, solo por desconocimiento de los métodos de Yoga que ya están validados en escuelas orientales, como el budismo mahayana, el yoga samadhi.

Una de las soluciones para la aproximación entre ciencia y religión, es dejar al lado la “mitopoyesis” –propone Wilber- y centrarse en lograr estados transrracionales, como los estados alterados de conciencia, que se consiguen después de una prolongada disciplina. Con esto, el misticismo tiene los tres pasos del método científico de occidente: aplica un modelo, consigue un resultado; y no es refutable porque no se raciona el estado de conciencia, sino que se conoce!

imagen6

La solución igualmente para reunir la ciencia y la religión, o mejor, el misticismo, es evitar el regreso a lo prerracional, y buscar trascender lo racional, llegando a lo transrracional.

La solución a las crisis de este mundo presente están en trascender a la razón, no buscar regresos a paraísos perdidos.  La crítica que Wilber hace al romanticismo fue la de hacer  una regresión a una época donde se exaltaba la sensación, como cuando la rosa se veía en mucho mayor detalle, como aumentada por un microscopio, en la magistral descripción de Jostein Gaarder…… y en aquella época había también esclavitud, abuso patriarcal, restricción de pensamiento, muchas cosas que tanto amamos de nuestra democracia liberal….

La solución está en empezar a espiritualizar todo nuestro entorno, llenarlo de misticismo, trascender la razón, encontrar que Somos Uno, un tema aparte que no es tratado en este libro pero está relacionado es el de la CONCIENCIA COMO CAMPO, que tiene características de sensación de unidad, de trascendencia, de mostrar que genera una sabiduría especial que se traduce igualmente en una conducta especial.

Un tema relacionado: El cerebro invisible, del médico especialista colombiano Carlos Luis Delgado García.

libro-42-de-2016-ken-wilber