Sobre libro “Elogio de la lentitud” de Owe Wikstrom

Libro 35 de 2013

Qué se gana al leer este libro? ver la vida “en cámara lenta”, reflexionar sobre el sentido que tanto buscamos, el signifcado que tanto anhelamos en una sociedad inmersa en productividad, productividad, productividad, cifras, cifras…. Wikstrom hace un llamado a que cada cual profiera su “basta ya” y empiece a encontrarse a sí mismo. Una frase bastante trillada, solo que muchos se dan cuenta que no se han dedicado tiempo cuando se enferman, y se dan cuenta que muchas cosas sencillamente no tienen vuelta atrás. La elección de hablar de Dostoyevski es afortunada, porque es curiosamente una aproximación a Dios. En qué sentido? Dios es lo que es y lo que no es. Y curiosamente, viene en refuerzo de este mensaje, Edgar Morin, porque así se comporta algo complejo. La lógica difícilmente lo puede comprender, porque funciona en categorías disyuntivas “o”, siendo que es mejor funcionar con categorías inclusivas “y”. De modo, que volviendo a Dios como lo que es y no es, simultáneamente, no es comprensible con la razón, siendo tan sutil como un anhelo. De modo que los sabios quedan “presos” de su sabiduría…..
Hay dos tipos de teología: la que describe lo que Dios es.. y la que describe que no es. Dios es todopoderoso en una, Dios es insondable e incognoscible en la otra. Teología catafática una, teología apofática la otra, así la describió Dionisio Aeropagita. Dostoyevski es complejo, porque de acuerdo a Wikstrom, procura describir a Dios como lo que es y lo que no es, lo cual crea, claro, una gran contradicción. Una contradicción que solamente se resuelve en la esfera emocional de un sutil anhelo. Que luego se vuelve un torrente en la obra de San Francisco de Asís, Giovanni di Pietro Bordanone, un hombre que decidió iniciar la revolución de vivir como el insigne maestro de Galilea y cuya paz, sigue encontrándose en los monasterios benedictinos, sumándole la alegría, consustancial a la orden franciscana, conocida también como OFM.
Esta sigla OFM resume mucho del espíritu con el cual fue aprobada por el papa Inocencio III luego de una larga entrevista con Francisco, como orden fratris minorem, orden de los hermanos menores. Y la basílica de San Francisco donde hoy reposan sus restos, sigue lanzando mensajes a nuestra humanidad, para que se preocupe por buenas obras, porque obras son amores, y no buenas razones. El eco franciscano resuena, en un tono muy sutil, con ciudades que conmemoran el nombre del santo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s