El siglo de Voltaire – The age of Voltaire

Perspectiva Me tomó un buen tiempo terminar de leerlo, “but assignment accomplished.” Voltaire es mostrado como uno de las mentes que ayudó a formar otras mentes, libró una larvada lucha contra los poderes principales de su tiempo (el establishment legal y el eclesiástico), tuvo una participación en la enciclopedia, realzó el brillo imperecedero por varios siglos de Dennis Diderot, el papá de la enciclopedia, y de paso de todos los que ayudaron a escribirla (Jean Le Rond Dalembert, una de las principales mentes matemáticas de su época, junto con Helvetius, Holbach, Morellet, La Halle y una enorme pléyade de nombres. El marco histórico es bastante diciente, la transición de Luis XIV a Luis XV, la regencia de los años tempranos de Luis XV, el absolutismo de los jansenistas, la supresión de los jesuítas bajo Clemente XIII, ratificada por Clemente XIV, el impacto en la educación de Francia al haber sacado esta orden. Voltaire y Diderot son ejemplos de mentes universales, con gusto por historia, arte, astronomía, novela, poesía, matemáticas; a este propósito hay un término que Voltaire le diera a Diderot, el de Pantophilus, a “quien todo le gustaba“. Voltaire termina en un hipotético diálogo en el Elíseo con el papa Clemente. Anticlerical, sin duda. Ateísta, fácil de identificarlo así ante la versión de sus antagonistas, difícil de decir cuando se mira a la luz de sus obras, de despertar la conciencia de un país a propósito de execrar la intolerancia y el fanatismo religioso que llevaron a la ejecución judicial de Jean Calas, quien llegó a esta última instancia por el suicidio de su hijo, lo cual no quiso denunciar y fue tomado por filicidio. Voltaire logró restituír su memoria, su nombre y hacer que la ciudad de Toulouse reembolsara una suma para la viuda de Calas y sus hijos, después de un largo tiempo, como dijo Voltaire, dos horas para generar la sentencia de muerte, 10 años para demostrar la inocencia…. Federico II de Prusia lo exaltó como un hombre que buscó mejorar la vida de sus semejantes en muchas formas, la conciencia de Europa. El maestro de Galilea había respondido a una pregunta de todos los tiempos puesta en los labios de Pilatos, ¿qué es la verdad? Y en palabras arquetípicas el Galileo contestó “es el hombre que está aquí” (Est vir qui est adest). Y aunque se le acusa de ateísmo, su objeto de interés fue el humano, a quien procuró ayudar de muchas y diversas maneras. El ciudadano de a pié recuperó su protagonismo.  Son pléyades las joyas de pensamiento que aún circulan en nuestros días, tuve la oportunidad de escucharla de un compañero de viaje “Si Dios no existe tendríamos que inventarlo” y es que la naturaleza entera grita su existencia, escribió, en un tono de tipo deísta.  

Historiador de la cultura Francois Marie Arouette tuvo la fortuna de ser una mente inquieta quien gracias a esto logró llamar la atención de la cortesana Ninon de Lenclos, quien le dejó en su testamento la bonita suma de algunos miles de francos para comprar libros y además al contar con la ayuda del abad de Chateaunef, quien le impartió ese tono de cinismo logro adquirir ese digamos “estilo” que fue la marca del león para Voltaire en su vida. Voltaire fue de los primeros historiadores en ver y plantear una historia en contexto universal, al tomar en cuenta la historia de las civilizaciones orientales, que transmitieron su experiencia en forma larvada, pero no por eso menos presente, a otras culturas del próximo oriente y de esta forma, con el espacio comercial de los alimentos necesarios, de los objetos de lujo, circulan las palabras y las costumbres. Igualmente plantea Voltaire que en la perspectiva de la historia humana lo interesante son las ideas lo que hace el devenir de las sociedades, la cultura como manifestación de las ideas; y que sería atractivo que un filósofo fuera quien contara la historia; pues este libro tiende a mostrar la fons et origo del patrón de análisis que sigue Will Durant en sus obras: un filósofo que escribe -y de qué forma- sobre la historia como una tendencia de las ideas y la cultura, donde la cultura, tiene una carrera contra la guerra, que no siempre gana. Que criticó tanto Voltaire del estamento eclesial: situaciones como la cruzada de los albigenses en el siglo XIV, la persecución de la inquisición española durante los siglos XV y XVI, la matanza de la noche de San Bartolomé del 24 de agosto de 1572. 

Astronomía, matemáticas, medicina, química, zoología, física. El siglo 18 fue particularmente prolijo en cuanto a la coincidencia de mentes que comprendieron el mundo, el cuerpo y la mente humanas.  En astronomía, estuvieron las observaciones de Halley sobre el gran cometa que ahora conocemos con su nombre; William Herschel quien descubrió el planeta Urano y acrecentó el panteón griego estelar, si bien denominó en principio al planeta como Sidus Georgius, en honor al rey inglés, aunque la comunidad astronómica luego revivió al caído Urano, el padre de los planetas ya conocidos. En matemáticas hay una familia suiza, los Bernoulli, que Durant describe elegantemente como los Bach de las matemáticas, varias generaciones que enriquecieron el campo al que se dedicaron. Leonhard Euler hizo muchas descripciones para el desarrolló el cálculo, curiosamente fue perdiendo la visión, fue operado sin buena respuesta inicial, al paso de los meses empezó a recuperar, curiosamente una semana antes de morir; y D´Alembert con base en sus conocimientos de matemáticas hizo observaciones sobre los ciclos lunares, igualmente fue uno de los que propuso el achatamiento de la tierra en los polos por el movimiento de rotación, y un fenómeno que tiene que ver con el nodding de la tierra o predecesión de los equinoccios, el fenómeno que se ve más en los 21 de Junio y 21 de diciembre, los días más largo y más corto del año, respectivamente para el hemisferio norte. La Mettrie es uno de los autores que es considerado materialista puro, propuso por ejemplo que de forma semejante a como la función del aparato digestivo es la digestión, el pensamiento era la función del cerebro. Y Von Haller hizo muchas observaciones sobre fisiología, con métodos como vivisección, que tiempo después retomará Claude Bernard. Una de las ramas del saber empezó con la alquimia, la crisopeya de transformar metales en oro y la búsqueda del elíxir de la eterna juventud. Es así como al estudiar el aire al quemarlo, se encontró “flogisto” que era combustible (el oxígeno) y flogisto no combustible, el futuro nitrógeno. Priestley era bastante obsesivo con la toma de medidas y de esta forma, al descubrir los nuevos elementos, descartó de paso los famosos cuatro elementos que conformaban la materia, aceptado desde la antigüedad: tierra, aire, agua, fuego y por supuesto, la quintaesencia. Antonio de Lavoisier igualmente ratificó en sus experimentos la existencia del oxígeno, aunque la revolución francesa segó su vida, Urano comiéndose sus mejores hijos….. su nombre está tristemente en la Conciergerie de París, dentro de los ajusticiados por la revolución. En Zoología, están los nombres de Louis Leclerc conde de Buffon, uno de los observadores sobre las relaciones del mundo animal, sobre los insectos. Y sus observaciones fueron confirmadas por el abuelo de Darwin (a quien de paso llamaron el abuelo de la evolución). De modo que los seres marinos fósiles en la cima de las montañas comenzaron a plantear un nuevo marco de explicaciones del mundo, que de paso divergía con el “oficialmente” aceptado por parte del estamento eclesial. Y la física tuvo un escenario especial en torno a la electricidad: Benjamín Franklin logró demostrar con su papalote o cometa de seda, la transmisión de la electricidad desde un rayo, con lo cual lo llamaron “ladrón del cielo y de cetros”, porque su renombre en el mundo físico tuvo consecuencias políticas: cuando llegó en nombre de las colonias a pedir ayuda a Luis XVI, el renombre científico de Franklin facilitó la obtención del préstamo para la independencia, el resto es conocido. 

La expulsión de los Jesuítas Pues Iñigo López de Recalde organizó y puso a disposición del papado un cuerpo de élite para combatir la reforma, que fue luego la compañía de Jesús. Y para evitar que la reforma protestante avanzara, surgió la reacción de Roma, conocida como la contrarreforma, donde la educación de las mentes jóvenes se centró en aprendizaje de latín, griego, aprendizaje memorístico… Madame de Pompadour en su papel de maitresse real, se encontró en pugna con ellos porque no daban absolución a Luis XV de sus pecados, de modo que encontró el motivo para expulsarlos, lo cual fue de pasó ayudado por el movimiento de los jansenistas, que vieron una bonita oportunidad de adquirir poder. Y los cincuenta y tantos colegios jesuitas pasaron a ser manejados por la corona francesa, con el colmo de ser ratificada por el propio papado (Clemente XIII y Clemente XIV) la expulsión de la orden, fenómeno que luego se globalizó, ocurriendo incluso en Latinoamérica. Se demoraron alrededor de 40 años en regresar, pero este fenómeno tuvo su impacto: permitió un cambio en el patrón educativo, que a su vez redundó en otra concepción del mundo, en la cual la razón o ilustración, reemplazaba lo que los filósofos de la ilustración consideraban superstición. 

La aventura de la enciclopedia Hoy en día, siglo XXI conocemos una versión en línea en la que se puede encontrar desde los reyes asirios hasta lo último en frivolidad sobre Hollywood. Obviamente, esta es Wikipedia, un noble esfuerzo de autores que están en el trabajo de conseguir referencias adecuadas, si bien no se da ningún crédito al autor.  Y hubo otra enciclopedia, una precursora que el escritor Gavin Menzies refiere en su obra sobre la llegada de barcos chinos a Florencia, esa enciclopedia en papiro con 40 millones de palabras era la Yongle Dadian, llevada por el almirante Zheng-He, pero esta es otra historia. En su tiempo, conseguir la edición de la enciclopedia en papel, con varios tomos, de abundante contenido, fue una empresa bastante, enormemente costosa, en la cual se competía contra la censura eclesiástica. Y si había alguna objeción, el tiraje no podía salir… Voltaire, quien ya tenía un nombre en las cortes de Europa y en la de Francia, logró usar su influencia para que la obra saliera adelante. No obstante, esta fue una ayuda tras bambalinas, donde el responsable de la autoría y coordinación editorial y de contenidos, era Dennis Diderot, quien tuvo una actitud que los libros de historia loan poco y fue que estaba dispuesto a llevar los procesos legales que surgieran, con todos los riesgos e implicaciones para su bolsillo que pudieran surgir.  Un pensamiento curioso que tuvo Francois Marie Arouet, el hombre tras el epíteto, fue el de que un escrito corto, portable, llegaba a más gente, de modo que él fue de alguna forma, el precursor de los libros de bolsillo. 

Conclusión. Lo que se diga de Voltaire, siempre se ha de quedar corto, al ser uno de los hitos del pensamiento humano. Will Durant es un filósofo que escribe historia, acatando el precepto volteriano, con lo cual transmite el quehacer cultural humano y nos muestra una esperanzadora perspectiva.

voltaire

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s