Sobre libro “Jesús desenterrado”.

 

Libro 23 de 2016

Introducción.

Este libro en versión castellana del año 2003, es escrito por dos expertos, uno en historia del cristianismo y otro en arqueología de tierra santa, a saber John Crossan y Jonathan Reed. La perspectiva que muestra la obra es enriquecedora en la medida que los textos neotestamentarios muestran una mayor prolijidad cuando se les agregan matices de los elementos del diario vivir, y se describen los escenarios arquitectónicos, los objetos del diario vivir que muestran el corazón palpitante de una civilización, los cambios a gran escala origen de decisiones políticas. Y los elementos neotestamentarios son igualmente mostrados con la perspectiva del modo de redacción a la luz de este marco del diario vivir que muestra la arqueología al traer el pasado al presente.

Es así que los autores tratan sobre una barca desenterrada del Kennereth o mar de Galilea (al norte del mar muerto), datando de la época de Jesús, de la casa de Pedro en Cafarnaum, de los restos del sumo sacerdote Caifás, una piedra con la inscripción del nombre de Poncio Pilatos, un resto de un crucificado con un clavo en el talón.

La barca de pescadores

En cuanto a la barca, al hacer el proceso de datación, (no se menciona si fue datación ajustada), la fecha corresponde aproximadamente a la de Jesús. Curiosamente se conservó porque en alguna de las frecuentes tormentas que había en el mar de Galilea, fue arrastrada, al hundirse quedó cubierta por fango que la conservó contra el ataque de microorganismos y al reaparecer en la superficie durante una época de sequía, fue rápidamente sacada.

No había mucha disponibilidad de materia prima en Cafarnaum  o Nahum, de modo que era frecuente el reciclaje de materiales, como se observó con la quilla de la nave. Y los naggar (término tomado de JJ Benítez) o carpinteros de rivera, hacían una excelente labor al prolongar en el tiempo el uso de los cascotes de lo que se podía aprovechar. Nahum contrastaba con otras zonas urbanas de concentración de voluntad política, como Cesárea marítima, la ciudad en la cual Herodes el grande apostó el todo por el todo, para construir una serie de obras monumentales (fenómeno frecuente cuando se quiere ostentar el ejercicio del poder).

La casa del apóstol Pedro

Lo que se ha traído a la luz, muestra casas construidas con techo de barro, con piso de tierra, con paredes de cantos de piedra que se impermeabilizaban con argamasa de barro y estiércol. Y así surge una relación con un pasaje bíblico, cuando bajan a un paralítico en una camilla porque se ha excavado el techo de barro, que en otro pasaje de los evagelios sinópticos es cambiado por tejado….. las palabras se ajustan en función de un auditorio con una vida más citadina, refieren los autores. Y llaman la atención que mientras era fácil hacer el agujero en un techo de barro, no lo hubiera sido en una casa con un tejado convencional. Y estos detalle colocan en la perspectiva mucho más enriquecedora en torno a la labor de Jesús.

Y algunos detalles adicionales, como que no se encontraron ánforas, objetos de cristal en Cafarnaum; porque eran objetos de lujo, que solo podían ser adquiridos por una élite adinerada, que se concentraba en los núcleos urbanos donde había poder.

Y es que en aquella época, había vinos bastante costosos que eran llevados en ánforas, por barcos cuyos fletes eran igualmente costosos. Cafarnaum no estaba en las rutas comerciales. Y una de las construcciones encontradas en Cafarnaum sugería un columbario.

Los restos de Caifás

Excavando en un bosque se encontró hacia 1990 una urna funeraria que tenía la inscripción del nombre de Caifás.  La urna tenía una decoración con motivos vegetales y contenía los restos de varios cuerpos, muchos eran de corta edad. Esas eran las expectativas de vida en la antigüedad. Los enterramientos primarios se hacían en jardines aledaños a la casa, solamente los tenían quienes tenían riqueza. Y esto de paso contrasta con quienes no tenían esta posibilidad, los cuerpos eran enterrados en forma vertical, las condiciones de humedad por ejemplo en Cafarnaum no facilitaban la conservación de cuerpos.

Algo del entorno cultural que se comenta, es que en aquella época, los sumos sacerdotes venían de los Anás, Hanán o Anánidas, junto con  los betusianos, o Boetos y los Fiabi o Fabi, que compartieron el poder con la dinastía herodiana.

Curiosamente, los saduceos no creían en la resurrección , pero paradójicamente, conservan los restos de forma cuidadosa.

Y el templo, la zona donde se hacían los sacrificios, quedaba cerca al barrio alto, que los sacerdotes cruzaban por un paso exclusivo, que estaba sobre el río Tiropeón.

Piedra con inscripción de nombre de Poncio Pilatos.

Esto habla de la influencia de poder que ejercía Roma dejando la evidencia que ellos estaban en un territorio colonizado. El entramado político era complejo, porque Jerusalen se comportaba como una territorio dominado con una aristocracia de colonos que buscaban permanecer en  el poder y que de paso, buscaron sobre todo en el reinado de Herodes el grande, hacer que varias ciudades fueran Roma en miniatura. Herodes el grande hizo construír uno de los complejos arquitectónicos de mayor envergadura en el mundo antiguo, por la construcción de Cesárea marítima y del templo, que luego fueron seguidos en su ejemplo por la construcción de las ciudades de Séforis y de Tiberíades, por Herodes Agripa, uno de los hijos del grande, rey  entre otras cosas, procedente de Idumea, territorio al sur. Solo que estas construcciones monumentales implicaban unos costos elevadísimos, que implicaron cambios en la propiedad de la tierra, y empobrecimiento de una mayor cantidad de gentes, con las enfermedades que iban de la mano. De tal forma, muchos de los hechos de Jesús tienen que ver con suministro de alimentos y con alivio de enfermedades. Y con las admoniciones a los apóstoles que al llegar a un sitio, además de desear la paz, aceptaran la comida que se les diera.

Resto de crucificado

Curiosamente, el resto encontrado es de un clavo de hierro atravesando el talón por la cara lateral y fue encontrado en un cementerio familiar, lo cual habla algunas cosas: que los familiares tenían suficiente grado de influencia para reclamar el cuerpo de un ajusticiado y que tenían suficiente riqueza para tener el cementerio propio. Porque lo usual con el cuerpo de un crucificado, era que una vez quebradas las piernas con unas mazas para terminar de precipitar la asfixia, el cuerpo iba a una fosa común donde no podía ser enterrado, era pasto de carroñeros, y al largo dolor de la prolongada agonía, se sumaba el terror de no tener un cuerpo para la resurrección.  Y al mismo tiempo, hay un profundo contraste con el sepulcro más que real, divino de Jesús de Nazaret.  Y un llamado de atención en cuanto al nombre, porque siendo que no hay restos de Jesús, el santo sepulcro es más bien el monumento de su santa resurrección.

Reconstrucciones en Jerusalén

Llaman la atención las reconstrucciones de las construcciones,  mostrando la explanada en que fue construido el gran templo, ganando terreno a la zona irregular ubicada entre los ríos Kedron y Tiropeón. La entrada sur, el atrio de los gentiles que Herodes el grande concibió como una especie de objetivo religioso para favorecer el “turismo” internacional, que de paso ayudaba a que huboera más dinero circulante en una economía monetizada.

Y las casas de los sumos sacerdotes, tenían una superficie amplísima, en una que se ha excavado, la extensión era de 1800 m2. Y tenía su propia mikwa o piscina para purificarse antes de comer. A diferencia del pueblo raso, que tenía sus mikwaoth o piscinas para uso de muchas personas, la del sacerdote era para el solo. Y este concepto de la pureza era tan importante, que en los restos de Khirbet Qumran, también se encontraron varias mikwaoth, que eran colectores de aguas lluvias, que se consideraban como “puras” por los sacerdotes.

Conclusión

Lo que aporta este libro es el detalle de reforzar los argumentos de Jesús histórico con los rastros de la vida cotidiana de la sociedad en que vivió y en la cual el marco histórico político también ayuda a comprender mejor el mensaje de Jesús, que conserva su vigencia.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s