La personalidad de Michel de Montaigne

Sobre libro: La personalidad de Miguel de Montaigne en la historia de las ideas educacionales, por Manon Violeta Guaglione.

 Introducción

la-personalidad-de-miguel-de-montaigne-guaglianone--4077-MLA113602373_460-F

Crédito de imagen: http://articulo.mercadolibre.com.ar/MLA-588425795-la-personalidad-de-montaigne-manon-guaglianone-_JM

Este libro inicia por un escenario muy querido, el de Francia en el siglo XVI. En plena efusión de guerras de religión, con un estado conmocionado por la reforma, por la Contrarreforma, con una tremenda crisis de gobernabilidad por parte de los últimos y estertorosos Valois. En este escenario donde el sol del Renacimiento está casi en su cénit, la concepción del hombre como nuevo centro del universo empieza a cobrar cada vez más energía y el humano pensamiento empieza a dejar lentamente el puerto seguro de la concepción teológica de la edad media, para adentrarse en el mar proceloso de las humanidades, de las ciencias liberales para hombres libres. 

Biografía

En esta Francia del siglo XVI le corresponde a Michel ser el primer miembro de la familia que ya no lleva el apellido paterno, sino el de las tierras de Montaigne, que queda como fiel de balanza entre las ciudades de Bergerac y Bordeaux, en el territorio del Perigord.

Crédito de imagen: Wikipedia

Desde su más tierna infancia, Pierre de Eyquem -quien es el padre de Michel-, dio en darle una crianza con algo de templanza y fueron los amables brazos de matrimonios labriegos quienes hicieron la primera crianza de Michel, en un medio campestre. Al momento de empezar los estudios, el padre le dio como instructor de latín a un médico, con lo cual Michel aprendió esta lengua cual si fuera nativo de la Roma antigua. De hecho en los raros momentos de sobresalto en su vida adulta, sus exclamaciones y pensamientos fueron en la lengua de Tácito.

Michel_de_Montaigne_1

“Michel de Montaigne 1”. Licensed under Public Domain via Commons – https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Michel_de_Montaigne_1.jpg#/media/File:Michel_de_Montaigne_1.jpg

Y gracias a su conocimiento de latín, pudo leer muchas veces a Plutarco, a Séneca, con lo cual formó una visión estoica de la vida, en un medio en el cual campeaba el epicureísmo del Renacimiento. Y estos fueron sus libros de cabecera que consultaba una y otra vez, con una calma fecunda. De hecho, muchas veces interrumpía la lectura y reflexionaba sobre lo que había leído, lo cual muchas veces consignaba en sus diarios.

Su vida de terrateniente le permitió los medios para pasar holgadamente y pudo dedicarse a hacer una serie de reflexiones sobre la vida, para enriquecer como él mismo decía, su propio retrato interior, con lo cual logró hacer una descripción casi arquetípica de lo que es el ser humano.

El origen de los Ensayos

Y en esas reflexiones sobre su interior, que escribe en un diario que escribe a la manera de Ortega y Gasset, sin prisa y sin pausa, revela los vericuetos del alma humana. Y en esas descripciones, muchas de las cuales hace a manera de diálogo, explora las facetas de un hombre que aspira a vivir una vida normal, sin el pesado fardo que impone la ambición y el poder, solamente aspira a vivir y a aprovechar cada momento en esa magna tarea que Montaigne considera vivir.

Sus escritos se consolidaron como Ensayos, de hecho es el primer escritor que dio origen a este término tan fructífero en la divulgación escrita de los tiempos por venir. Algunos de estos ensayos fueron dedicados a Enrique III de Valois (apodado el Balafré, por el chirlo -fr. balaffre- que le hizo una herida en la cara durante una reyerta), quien no tuvo mucho tiempo de aprovecharlos por su breve reinado, prematuramente terminado por la sicae del fanático Jacobo Clemente.

Su autorreflexión  y sus obras son la vía que prepara para muchos otros autores, como Diderot, Anatole France, André Gide. Y en lo que encuentra de lo que piensa y reflexiona, al perfilar el alma humana, logra cuadros semejantes a los de Víctor Frankl.

Sus semejantes le calificaron como el Homero de Francia, un estoico para su época, un estoico en medio de tanto epicureísmo. 

Montaigne y la educación

Y del cuerpo de reflexiones, la autora argentina Manon Violeta Guaglione extrae y destaca fragmentos relevantes para la educación, que siguen conservando su vigencia aún en pleno siglo XXI. Montaigne no es partidario del aprendizaje y asimilación de tipo memorístico. Lo considera un rezago del escolasticismo medieval, da mucho énfasis en las palabras, dedica muchos años a las palabras, luego muchos años a la gramática y luego otros años más a la conversación, sobre todo en latín, cuando el proceso de hablar y pensar se puede hacer mucho más rápido y en menos años. Lo que se busca con la educación es lograr una conexión entre la mente, y que ella sea capaz de conectarse con el universo y la humanidad.

bigstock-Thinking-Head-gears-rays-160374651
Crédito de imagen:  http://balance.chakrahealingsounds.com/learn-meditation-techniques/bigstock-thinking-head-gears-rays-16037465-2/

Considera Montaigne que los estudiantes no deben tener jornadas muy largas de estudio, porque son agotadoras, más bien deben alternar períodos de descanso, en los cuales haya ejercicio, aire puro, adscribe el principio de las sátiras de Juvenal de la mente sana en cuerpo sano, pero sin que eso sea lo único para la educación, porque introduce un concepto interesante, debatido, pero interesante y es que a los niños se les debe enseñar filosofía, para que formen su carácter, que él considera, lo más importante de todo, de aquí deriva la virtud, y una vez el carácter esté formado, la persona ya puede escoger que quiere saber y que quiere hacer.

Otro punto destacado, los profesores con toda su capacidad y formación, deben saberse poner a la altura de los estudiantes. Para que su ánimo  ayude en la formación, lo que hoy dice la neurociencia de la importancia de la emoción en el aprendizaje.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s