Sobre libro: El mundo florentino, por Frederick Anthal

Libro 32 de 2015
Imagen tomada de: http://www.todocoleccion.net/libros-segunda-mano-pintura/frederik-antal-mundo-florentino-madrid-1963~x38449166

Introducción
Florencia es una de las ciudades más tenidas en cuenta en la atención cuando  se piensa en belleza, inspiración, cultura.
Durante dos, casi tres siglos, la ciudad conoce uno de los impulsos sin par que la historia coincide en llamar Renacimiento, tiempo que se suele asociar a pinturas y esculturas de gran belleza y de gusto clásico, un “volver a nacer” después de “tiempos oscuros – Dark ages” del medioevo.
En contraste con el interés de la edad media  marcado por el estamento eclesial, el interés por lo humano, retoma el cauce de lo clásico griego, lo clásico latino y Anthal describe el apasionante curso sociopolítico de la citá, que permite que haya pintores con nuevos estilos, que marcan una diferencia frente al estilo previo, llamado gótico o gotizante. 

Fachada del Duomo
Fachada de la basílica de Santa María dei Fiore. Foto del autor. Se puede tomar, dando crédito al blog de donde se tomó, dejando el hipevínculo.

Dos Madonnas con Niño
Refiere Anthal que el estilo político en ciudades como Siena, Pisa, era de democracia, con un rol de primer orden de los gremios, agrupaciones de emprendedores y trabajadores con poder de voto y veto, que también llegaron a tener gran influencia en Florencia durante un período de 30 a años, hasta 1370 – 1380. Y en este período, los gremios influyeron para ayudar a crear un estilo que se preocupaba por el naturalismo en las artes, por aproximarse lo más posible a la realidad tal cual. Esta concepción de arte está lejos pero al mismo tiempo, es coetánea con un estilo artístico -sobre todo en pintura-, centrado en la aristocracia de tipo cortesano. Y esto se hace patente en dos cuadros de la Virgen María con el Niño, uno por Masaccio y otro por Gentile da Fabriano. Masaccio es un artista de tendencia conservadora, naturalista, con gran expresión de matices en sus imágenes, mientras Gentile es un artista centrado en el estamento aristocrático, gente con gran riqueza e influencia, que en aquella época constituía el popolani grasso en contraste con el común, llamados popolani minuto.

El surgimiento del popolo grasso fue posible por el rol económico en la generación de riqueza de las prendas hechas con lana, que era traída desde el norte, (Inglaterra, Flandes) se trabajaba con gran maestría por un grupo humano de 30.000 de 90.000 habitantes en Florencia, lo cual generó mucha riqueza para la ciudad. De estos comerciantes de alto vuelo, luego saldrían familias de banqueros, que serían posteriormente reforzados por sus relaciones con el papado, con apellidos descollantes en aquella época como Albizzi, Strozzi, Tolomei, que se asociarían en las llamadas Compañías, algo de esto lo refiere también Maurice Druon en Los Reyes Malditos.

La influencia de los gremios
Esta influencia llegó a ser muy grande por el poder económico y político de los gremios, de los que había varios, siendo obviamente el Gremio de la Lana, los llamados Linaoli, el más poderoso. Y una muestra de su influencia, es que fueron los patrocinadores de nada más y nada menos que del Duomo, el símbolo de Florencia, que Dan Brown rememora en la portada de Inferno.
Inferno
Los linaoli patrocinaron a Brunelleschi, quien de paso empleo su gran riqueza en adquirir y transmitir una vasta cultura no solo en arquitectura, sino también en matemáticas y óptica, ramas que se descubrieron por la curiosidad sobre obras árabes que habían transcrito de otras más antiguas, incluso ¡desde la Biblioteca de Alejandría ¡
Y a partir esta Florencia gremial surgen muchos de los temas que luego darían para el desarrollo de l pensamiento en torno a capitalismo , por Marx y Engels.
Otros gremios que jugaron un papel fueron los tintoreros, los cardadores, el de los médicos. Y la influencia y poder de un gremio se mostraba ufano y orgulloso en las edificaciones, que al depender del gusto del patrocinador, buscaba un tipo de excelencia que se reflejó en las pinturas, esculturas, retablos, de diferentes capillas e iglesias. La iglesia de Santa Croce, o Santa María dei Fiore fue una de estas, donde quien estaba en el “quien es quien” de la influencia social, tenía su capilla, con una decoración particular. 

La revolución de los ciompi
Y algunos trabajadores del popolo minuto que no tenían función especializada en la industria de la lana, que no alcanzaron la influencia de los gremios grandes, quisieron alcanzar las mismas prerrogativas, pero cometieron el error de hacerlo a la fuerza, de tal modo que se arremolinaron en un alzamiento popular, que fue duramente reprimido.

Los ciompi eran los cardadores, lavadores, cargadores, los que tenían que ver con el trabajo mecánico de la lana, a diferencia de los tintoreros que le imprimían un toque artístico a su producto.
La revolución de los ciompi en 1378 minó la influencia de los gremios, estos fueron perdiendo su fuerza política en la medida de perder su coherencia interna, al no tener tampoco pensadores que se encargaran de resaltar y perpetuar su importancia social. Perdieron su capacidad de negociar salarios para los trabajadores y pasaron a segundo plano. Mientras, los empresarios y banqueros coaligados con el estamento eclesial, lograron manipular el sistema de tal manera que por cualquier queja o mala calidad en la labor, a los trabajadores del popolo minuto se les impusiera incluso excomunión, el terrible castigo de dejar de pertenecer a la grey de la cristiandad y de serle confiscado lo poco que tuviera. O tempora, o mores, diría  Cicerón, nihil sub sole novum, diría el Qoelet.

Las tendencias influyentes
Cada época tiene su zeit geist, su espíritu de los tiempo, en aquel entonces las órdenes religiosas gozaban de gran influencia social. En Florencia había varias, de las cuales los dominicos eran los de mayor influencia, seguidos por los benedictinos, carmelitas, variantes como los olivetanos y cada una de estas buscaba dejar su legado en obras de iglesias y capillas, siendo entonces uno de los motores para el mecenazgo del arte.
Los dominicos dieron origen a varios artistas, uno de ellos conocido como el Maestro de las figuras dominicas, fue de los primeros en ilustrar La Comedia, de Dante. En las pinturas influyeron para exaltar a Santo Tomás de Aquino, exaltar que con su conocimiento logró imponerse a Averroes y a otros disidentes de la antigüedad, como Arrio.  Los monjes de hábito blanco y negro a veces aparecían incluso alegóricamente como canes persiguiendo a heréticos, por su apelativo en latín Dominus canes “los perros del señor”.
Y los monjes de la orden benedictina, epígonos de San Benito de Nurcia, dieron al mundo varios santos de índole eremítica, aquellos que se retiraban del mundo o como ellos decían “renunciaban al siglo”, como San Romualdo, San Onofre, lo cual obviamente influyó para que surgieran pinturas con esta temática. Y los franciscanos promovieron diferentes pinturas con San Francisco de Asís, de nombre Giovanni Di Pietro Bordanone.

375px-San_miniato
La basílica de San Miniato al Monte. Crédito de imagen https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/a/a0/San_miniato.jpg/375px-San_miniato.jpg

Y los monjes olivetos de san Miniato, también promovieron otro santo cefalóforo (portador de su cabeza decapitada en sus manos), aparte de San Denis: San Miniato. En una pintura de Jacopo del Casentino, muestra caminando al santo rumbo al Monte donde queda la actual iglesia.

Las nuevas tendencias influyentes
En la época del papado en Aviñón que duró aproximadamente 80 años, Francia fue el faro de Europa y el estilo llamado franco-borgoñón, fue el ejemplo a seguir. Arte de tipo vistoso, mostrando lujo y tendencias nobiliarias aristocratizantes, que dejaba a determinados personajes bíblicos con vestimenta de caballeros o de gran lujo, con cortesanos, damas de compañía y sirvientes.
Este estilo que llegó a Florencia hacia 1350, es el del arriba mencionado Gentile Da Fabriano, que coexiste en agudo contraste con el que reflejó Masaccio en su obra de Madonna con el Niño.

Florencia aprendió dolorosamente mucho de la guerra civil de los ciompi, y empezó a partir de ese suceso una ebullición social que hizo posible el ascenso de la familia medicea, los grandes mecenas que llevarían a su pleno apogeo el renacimiento.
Y los artistas debían seguir el gusto de sus patrocinadores, los contratos se hacían para entregar una obra “al gusto de los patrocinadores”, algunas veces cuando no las más, los pagos se retrasaban. El gran Masaccio padeció cárcel por deudas.

Galería de artistas.
Obviamente la lista de nombres destacados en Florencia, las ciudades relacionadas de Siena, Umbría, Venecia, Pisa, Roma es inabarcable.  Obviamente, la obra de los llamados “la corona florentina” influyó fuertemente en la posteridad: estos escritores fueron Dante, Petrarca y Bocaccio.
Masaccio fue influyente en la medida de ser un artista que imprimía vida en sus figuras y las ajustaba en un marco realista, que gustaba mucho a los patrocinadores de los gremios. Además de la Madonna con el Niño, produjo pinturas como Adán y Eva siendo expulsados del paraíso, otro sobre Epifanía o Adoración de los Reyes Magos.
Por su parte, Gentile Da Fabriano expresó en su arte la tendencia de mayor viveza, mayor riqueza, mayor lujo y boato, una actitud necesaria para un tipo de patrocinadores bastante diferentes a los de Masaccio.
Algunas anécdotas que refiere Anthal, llaman vivamente la atención: Giotto di Bondone, fue de los pintores mejor pagados, fue prácticamente un millonario de su tiempo. Algunas de sus obras están en el museo dell´ Academia de Florencia. Brunelleschi, el arquitecto del duomo -hoy la basílica de Santa María dei Fiore-, también vivió desenfadadamente, aunque al finalizar el duomo para la entrega en 1434, lo llevaron a la cárcel y le hicieron pagar multa por no pertenecer al gremio patrocinador. De todos modos, tuvo tiempo para publicar una obra ecléctica llamada comentarios – Commentarii, donde refería muchas veces a manera de diario, diferentes situaciones sobre la obra, temas de matemáticas, de óptica, del trabajo del arquitecto romano Vitrubio. Y Lorenzo Ghiberti, el escultor del baptisterio, también alcanzó riqueza por la calidad de su trabajo. Antes de esculpir una de las mejores obras que han visto la luz, los modelos los exponía ante el público para conocer las opiniones de la gente en general. Y esta actitud contrastaba con la de otros artistas, que cuidaban la privacidad de sus modelos a cal y canto.

Referencias y Lecturas complementarias

Temas del autor en WordPress sobre Florencia.

Los ciompi
http://www.artehistoria.com/v2/contextos/1158.htm

Frederick Anthal: El Mundo Florentino.  Traducido al español por Juan Antonio Gaya Nuño. Ediciones Guadarrama, Madrid, 1963. Depósito legal: 9-291-1963. 520 páginas.

Sobre Santa María dei Fiore, basílica de Florencia. Tomado de Blog On universal History en wordpress.
https://universalhistory.wordpress.com/2014/02/16/santamariadeifiore/

Sobre Frederick Anthal y su obra en la red:
https://www.google.com.co/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-8#q=el+mundo+florentino+frederick+antal

Otros ensayos sobre la obra: http://www.opuslibros.org/Index_libros/Recensiones_1/antal_flo.htm Este material describe en bastante detalle el entorno económico de Florencia en el siglo 12 y 13.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s