Sobre libro: La Decadencia y caída de Roma. Tomo II

standardbearerblowingtrsp9
Crédito de imagen: http://comercioenquininde.blogspot.com/

Introducción

24 de 2015
Crédito de imagen: http://www.casadellibro.com/libro-decadencia-y-caida-del-imperio-romano-vol-ii/9788493963569/2048654

Al terminar de leer este libro surge la sensación de haber pasado por una excitante aventura, que finalmente Gibbon termina de escribir en 1787, luego de casi 20 años de trabajo como él modestamente indica en su epílogo, donde prácticamente da una extensa vista panorámica a la cultura de occidente y la de oriente, con la perspectiva de los mogoles, un Islam en sus etapas tempranas y la formación de la cultura europea a partir de los restos de  la conocida ciudad de Constantino, Constantinopla. No en vano, muchos críticos la consideran una de las obras maestras de la literatura occidental.

Muchas escenas van pasando en este “hilo conductor” de historia universal: van pasando los nacimientos de las nuevas nacionalidades europeas de los restos del Imperio Romano de Occidente en Hispania, Galia, Germania, Britania, de lo que antes fueran considerados pueblos invasores. El Papado y la curia de Roma van consolidando poco a poco su poder e influencia, el dogma de la cristiandad va cobrando su forma final, ocurren las invasiones europeas a oriente o cruzadas, ocurren los desplazamientos masivos de los pueblos de las estepas asiáticas, los emperadores griegos – los últimos romanos-, se muestran en los estertores del brillo decadente de su poder, mientras algunas situaciones políticas o religiosas salvan o socavan a un sistema de gobierno que de imperio no tiene más que el nombre, de su caída final.

El marco político
El ejercicio del poder es fácil pero que se aúne con un adecuado sistema de gobierno es difícil: esto ocurre bajo unos pocos nombres, que no solamente sustentan el título de imperator o jefe de los ejércitos, sino también de adecuados legisladores y gobernantes, dando épocas doradas a la masa social, destacándose nombre como Justino, Justiniano, varios de los Constantinos.

logo-constantinopla-1453-001
Torres en Constatinopla Crédito de imagen: https://imperiobizantino.wordpress.com/

Afortunadanente las épocas de convulsiones y exacciones militares de algunos nombres de advenedizos castrenses como Focas, Nicéforos, suelen ser paliados por timoneles purpurados que manejan la maquinaria del estado y no están pendientes de su lujo y boato. Y es que los emperadores bizantinos dieron preeminencia al color púrpura como su atribución imperial; en griego pórfido es púrpura y el término porfirogeneta que tuvieron varios de ellos, significa “nacido en púrpura“. En Constantinopla hubo cosas nuevas en términos del ejercicio del poder: emperatrices que llegan al poder, emperadores que gobiernan a través de primeros ministros que son eunucos (de acá pude salir ese concepto del eunuco político), emperadores que abdican y profesan en un monasterio Y una situación que es única en Bizancio: muchos emperadores muertos en el ejercicio del poder.

Cruzadas contra cristianos
Aunque el escenario religioso con su famoso cisma de oriente, genera una división irreconciliable durante mucho tiempo, y en este carácter de facciosidad, los heréticos griegos del imperio de oriente son vistos como enemigos por los latinos occidentales y entre cristianos se producen guerras fratricidas. Hay un largo prolegómenos introductorio hasta la cruzada de 1204, donde los venecianos promovieron la rapiña de varios siglos de trabajo y cultura, para entronizar a oscuros nobles occidentales (la casa de Brienne) que no gobernaron, y hasta desdeñaron aprender el idioma de su sojuzgada nación.  Y si bien hay recuperación del poder por Teodoro Láscaris que logró expulsar a los latinos invasores, el imperio bizantino continua con su mal intestino, de falta de gobernabilidad, de exacción y corrupción de funcionarios venales, de la injerencia de los miembros del clero, de un pueblo ignorante en muchos casos, de algunas catástrofes naturales y epidemias que acaban con la población, que aumentan el cataclismo social.

Entrada-Roger-Cpla_P
Roger de Flor entra en Constantinopla. Crédito de imagen: http://www.lirgua.com/indexHistoria.htm

Andrónico Paleólogo cuando llega al poder se encuentra con que tiene los levantamientos de turcos en varias regiones, que amenazan el aprovisionamiento; y por medio de Juan de Prócida, llama a los almogávares, esa invencible hueste de los mejores guerreros que ha dado el mundo en todos los tiempos, asemejadas por el historiador Moncada a tropas de élite de otros tiempos, como la falange macedónica, los tercios españoles, la legión romana, que bajo el mando de Roger de Flor, lograron victorias épicas y se hicieron con el control del ducado de Atenas, de Morea, de Negroponto.

Esta situación de cruzada contra Constantinopla, de almogávares, de luchas contra turcos y alanos, de pago a mercenarios, debilitó aún más al pueblo de Constantinopla y la dejó ad portas de su caída dos siglos y medio después, haciendo que las naciones de pastores en Asia menor y el norte de Asia, se organizaran y pudieran alcanzar mejor organización militar, que luego se tradujo en el ataque final de mayo de 1453, por Mohamed II.

Perspectivas de Gibbon
Una vez más lo que Gibbon había dicho del imperio romano de occidente en el sentido que había empezado el gérmen de su decadencia cuando Augusto nombró una guardia de corps o guardia pretoriana de guardaespaldas que luego tomaron el poder y terminaron desbancando el orden civil senatorial y tribunicio, igual le pasó al imperio de oriente, con algunos matices especiales porque ya el cristianismo era religión de estado y los padres de la iglesia tuvieron mucho que ver en el quehacer político.  E igual situación ocurrió con los abasidas, que terminan siendo reemplazados por sus propios pretorianos, los jenízaros, guardia de corps compuesta de jóvenes procedentes de zonas geográficas como Yugoeslavia, Serbia, Montenegro, Georgia, Armenia, Grecia, Albania, la antigua provincia de la  Iliria romana que varios emperadores militares dió al imperio occidental. Gibbon muestra el contraste político con la Roma antes de Augusto, cuando había poderes equilibrados y ejercidos por el estamento senatorial y consular.

La caída del gigante
La caída de Constantinopla, la actual Estambul, muestra temas inesperados en armas, como el uso en escala masiva de los sistemas antiguos de destrucción de murallas, como los escorpiones, las torretas recubiertas con pieles de animales recién sacrificados para aguantar las flechas incendiarias, junto con los cañones metálicos, que ya son capaces de disparar balas de 200 kg.

mapa-constantinopla
Constantinopla hacia 1453. Crédito de imagen: https://guerrayhistoria.wordpress.com/2014/11/21/la-caida-de-constantinopla-1453/

Y así, la hasta entonces inexpugnable Constantinopla, empezó a ver derrumbar uno de sus muros, el de San Romano, poco a poco. El valor del italiano Juan de Justiniani, que apoyó a Constantino XIII Dragases es reconocido para la posteridad por Gibbon, lo mismo que el del propio Constantino, quien finalmente cayó con sus propios hombres, como uno de los últimos soldados romanos dignos de ese título, lo cual también arroja un baldón sobre la felonía y traición de los genoveses, al permitir acceso a varias barcazas de Mahomed II, que ayudaron a la caída de unas defensas que no eran fáciles de derrumbar.
¿Qué tuvo de especial el imperio Bizantino, que fue capaz de prolongar el nombre de Roma por casi otros 10 siglos, luego de la caída de su homónimo occidental? Muchas respuestas al respecto, una para considerar a todo lo que se ha dicho: la maquinaria administrativa que recogía impuestos lo hizo posible, el marco legal para convivencia de los ciudadanos y el marco religioso. Finalmente, Constantinopla cambia su nombre, los sarracenos cuando preguntaban sobre la ciudad, recibían la respuesta Es tan polis, que en griego significa es la ciudad  y la versión arabizada quedó Estambul

El nacimiento del Renacimiento
Desafortunadamente, para la historia de la cultura, esta crisis social e inestabilidad política de Constantinopla, hizo que muchos de los cerebros pensantes en griego allí residentes, se mudaran a Italia. Personajes como el cardenal católico Besarión de Nicea (uno de los adalides del concilio de Basilea para la reunión de los credos latino y ortodoxo), Demetrio de Calcóndiles, Manuel de Crisoloro,  Leoncio de Pilates, fueron acogidos en Florencia, en Ferrara, en Roma, y fueron los formadores de nuevos depositarios del saber griego, entre quienes figuró, el gran Petrarca.

Manuel_Chrysoloras_-_Imagines_philologorum
El sabio Manuel de Crisoloro. Crédito de imagen: http://www.wikiwand.com/it/Emanuele_Crisolora

Las naciones occidentales sufrieron el gravamen de una contribución para la cruzada de recuperar a Constantinopla, y este dinero que llegó a Roma de toda la cristiandad, hizo posible poder construir la basílica de San Pedro, y contar con los recursos para el mecenazgo de todo el trabajo artístico de notables renacentatistas, como Donatello, Fontana, Bramante, Miguel Angel, entre muchos más. Pero también hizo posible otro escenario impensado, en el que los nuevos Papas se encontraron con fuente de financiación para milicia, que permitió de forma antitética el surgimiento de papas guerreros como Julio II o León X. Y se consolidó el poder de los papas renacentistas en la esfera secular, situación que todavía no se sabía, pero que más tarde iba a culminar en la reforma de 1517.

Conclusiones
De este enorme y monumental trabajo del gran historiador Edward Gibbon, queda un soberbio cuadro panorámico de historia de sociedad, política, religión cultura abarcando más de 1000 años. Muchos libros y obras han bebido en su fuente inspiradora y cuando se ha tenido la oportunidad de profundizar en varias de ellas, cobran mayor dinamismo y perspectiva los personajes de todas estas obras. Desfilan personajes harto conocidos, nombres como Atila, Justiniano, Triboniano, Eudoxia, Leon Isaúrico, Mahomed II, Tamerlán, Gengis Khan, Bayaceto, Enrique Dandolus…. y los nombres relacionados a estos, que son legión y que son los que dan el tono y la intensidad, los dramatis personae, responsables de acciones, omisiones y que marcan tras bambalinas el devenir del acontecer humano.
Gibbon muestra que es muy fácil ejercer el poder, no es fácil gobernar. El ejercicio del poder y el gobierno no siempre van de la mano. El devenir de Roma, como ejemplo de la aventura humana, es ejemplarizante para todos los tiempos.

Referencias y lecturas de interés

  1. Tomo I del Libro:  https://universalhistory.wordpress.com/2015/07/11/sobre-libro-la-decadencia-y-caida-del-imperio-romano/
  2. https://guerrayhistoria.wordpress.com/2014/11/21/la-caida-de-constantinopla-1453/
  3. https://imperiobizantino.files.wordpress.com/2011/09/linea-de-tiempo-v3.pdf
Advertisements

3 thoughts on “Sobre libro: La Decadencia y caída de Roma. Tomo II

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s