Sobre libro La Edad de la Fe – Tomo II, por Will Durant

d8eef0d4cceb8668bc9312d0465c4952

Y este es el tomo que se podría decir “puro y duro” de la edad media que solemos conocer: la inquisición, las cruzadas, los enfrentamientos entre papado e imperio sacro romano germánico, la decadencia de la iglesia y el surgimiento de las nacionalidades europeas.

Todo empieza y acaba en Bizancio

En la edad media se puede decir que todo empieza y acaba en Bizancio Por qué empieza en Bizancio: Porque cuando cae el imperio romano de occidente, el poder económico, político y religioso se concentra en …. Bizancio, que cuenta con la fortuna de tener una clase administrativa que hace tejido social, a pesar de muchos emperadores ineptos, que malbarataban la labor de unos pocos emperadores aptos. Porque el tono político de la reina del Bósforo era exclusivamente de cristiandad. No hubo lugar para rezagos de paganismo, de la antigua religión. Y mucho de la religión y rituales del siglo XXI vienen de la misa de esta época. Porque finaliza en Bizancio: porque motivó el cisma de Oriente, con la famosa palabra filioque. (que implica que el espíritu santo viene del Padre y del Hijo….). Porque esta división religiosa luego hizo que Bizancio no fuera considerado un “socio fuerte” en las venideras cruzadas. La caída de Bizancio es la caída de un gigante y fue planeada por los venecianos que lograron hacer el saqueo de la riqueza bizantina en la cuarta cruzada. Los venecianos con su pérfido dogo Henricus Dandolus (como lo refiere Dan Brown en Inferno), dieron tal golpe a la riqueza bizantina, que el acta de defunción se puede considerar firmada en 1204, fecha ignominiosa por el robo de la cultura y la riqueza, que dejó en agonía durante algo más de dos siglos y medio a Bizancio y luego finalmente, pereció con la postrera bandera de Constantino XII Dragases, ante la marejada incontenible de los mahometanos de Mohamed II.

Y del árbol caído se hace leña, porque la riqueza de Bizancio en Venecia luego ayudó al renacimiento.

0e693a8251ea1e8cede2b94c509a4325

Iglesia del medioevo

Destaca SS Gregorio I:  el papa por antonomasia de la edad media, preocupado y ocupado de la grey de la cristiandad, fue el papa que originó la frase Servus servorum Dei, Siervo de los Siervos de Dios. Durante su papado se extendió la creencia de los poderes de las reliquias de los santos y el culto empezó a desviarse al de adoración de reliquias, que lo que facilitan es la creencia, como se había aprendido durante la querella de iconódulos vs. iconoclastas.

Después de unos papados realmente execrables, cuando el Obispo de Roma estuvo en las manos de los duques de Espoleto, el papado no pudo calar más bajo en toda su historia. Mujeres como papas, mujeres como esposas de Papas que son madres de Papas, tías de Papas, ah, Babilonia, Babilonia, se cumplió lo que preconizaban los cátaros o albigenses: el mundo de la cristiandad podía vivir sin un Papa.

Afortunadamente varios sucesores lograron enderezar el curso del timón de la iglesia y llegaron pontífices que hicieron mucho en pro de la unidad de la iglesia, como Gregorio VII (el monje Hildebrando), Urbano II (Odón de Lager), Inocencio III (Lotario dei Conti dei Segni) y evitaron que los pueblos europeos quedaran al garete en la dependencia de monarcas y nobles inescrupulosos.

De Inocencio III, se dice que tuvo la mejor mentalidad de su época, conjugando saber teológico y derecho canónico. Por su saber teológico reflejado en tres libros muy influyentes en su época, escritos antes de los 30 años, son las garras por las que se conoce al león. Uno de los canonistas por excelencia que preparó el curso de la Iglesia para el poder de los siglos venideros, al dar un cuerpo legal sólido, capaz de resistir los embates de las futuras divisiones que vendrían, a propósito de la caída de las órdenes militares, de los surgimientos de los nacionalismos, del diezmo de la población por hambrunas, guerras y peste. Su único lunar para la historia fue el de autorizar la cruzada contra cristianos, como lo eran los cátaros o albigenses, donde hubo mucha brutalidad en una época de por sí ya brutal.

La caída del imperio y de los Hohenstaufen

La llegada de Federico II al trono en Sicilia, tuvo un efecto demoledor sobre el reino alemán porque Federico gobernó a distancia. Y empezó una interinidad en Alemania, que los partidarios papales, los guelfos aprovecharon y se batieron contra gibelinos (del alemán wainblingen – colmena) y les hicieron perder poder. El papado aprovechó la transitoria debilidad del imperio Alemán y coaligó fuerzas con los reyes capetos, que en varias batallas finalmente culminaron en la decapitación en la plaza pública de Nápoles, de Conradino, de los últimos descendiente de Federico. Y empezó la era francesa, con la dinastía de los Anjou, Carlos de Anjou, hermano de San Luis, con toda su arbitrariedad contra los sicialianos, hasta que fueron asesinados en las vísperas sicilianas por los terribles almogávares, que hizo que el poder político pasara a la corona aragonesa.

San Francisco

En medio del atronador concurso de guerras y más guerras, en el fragor de nuevas interpretaciones del cristianismo vistas como heréticas por Roma, caso de los seguidores del otrora comerciante Pedro Valdo, llamados valdenses, en medio de la pobreza de muchos por las Cruzadas, llegó el refrescante mensaje de Francisco, cuya vivencia de un cristianismo al extremo, estuvo en el filo de la navaja de ser confundido con las prédicas de los cátaros y valdenses, patarinos y otros movimientos que preconizaban pobreza y desapego para volver al espíritu original del cristianismo.

Aunque aprobado por Inocencio, luego fue desaprobado e incluso calificado de hereje, por Juan XXII, Jacobo Dueze. La Porciúncula, la pequeña parte o iglesia donde Francisco moró, en un régimen de marcada ascesis, todavía subsiste, recordándonos que en sus últimos años vivió con los estigmas (stigmata o las cicatrices de las heridas de Cristo en la crucifixión).

San Bernardo de Claraval

San Bernardo de Clara vallis, o de Clairvaux, fue uno de los padres de la iglesia que aplicó aquella forma de pensar de San Agustín Crede ut intelligans (cree y comprenderás). Su elocuencia y capacidad de convicción ayudaron a la convocatoria de la segunda cruzada., en Vezelay – Francia. Pudiendo haber sido Papa, no aspiró a ser más allá que abad de su monasterio en Claraval. Y su prestigio fue tal, que cuando la orden de los pobres conmilitones de Cristo -mejor conocidos como templarios- le pidieron una regla al pontífice, el encargado de darla fue el mismísimo Bernardo, con su obra De Laude Nova Militia (Elogio de la nueva milicia templaria). Se puede considerar uno de los  máximos exponentes de la influencia abacial en la iglesia aunque legalizó el concepto de “guerra santa”, y guerra justa, la muerte de otros seres humanos de religión diferente dejaba de ser pecado.

san bernardo

Las cruzadas

O invasiones europeas, dependiendo de que cultura sea el historiador. Urbano II encausó el ímpetu bélico de muchos hidalgos segundones que no heredaban tierras en Europa.  Y la propaganda política que hubo en torno a esto no fue poca.

En la primera cruzada, el baño de sangre que hubo en Jerusalén no tiene palabras para ser descrito. Los cruzados lo llamaron el “día de la ira del señor”, una horrible matanza de musulmanes, judíos y cristianos coptos, sin respetar edad ni sexo. La segunda cruzada, dirigida contra Nur Ed Din, resultó finalmente en la unificación de Siria y Egipto, sunnitas y chiítas, bajo uno de los nombres más sonados en la Edad Media Yusuf Ibn Ayub Salah Al Din, la gloria de la fe, que fue el contendor de las fuerzas contra Ricardo Plantagenet o Lyonheart. Y de la cuarta cruzada, el saqueo de Bizancio, que marcó el inicio del fin de la orgullosa reina del Bósforo.

Rusia

Y la madre Rusia estuvo subyugada casi todo el tiempo de la edad media, al poder de los mogoles que hicieron de la estepa su feudo. Plantea Durant un tema interesante: que Rusia fuera sojuzgada y sometida por los mogoles mantuvo a esta horda oriental lejos de Europa por un largo tiempo, que hizo posible la consolidación de la riqueza, el surgimiento de los nacionalismos y la consolidación de varias monarquías.

Cultura.

A riesgo obviamente de quedar corto, uno de los personajes de la cultura es Federico II Hohenstaufen, calificado por el cronista Idrisi, como Stupor mundi, la maravilla del mundo. Hablaba árabe, además de varias lenguas y logró gracias a esto hablar directamente con el sultán Al Kamil, y logró lo que muchos años de cruzadas no hicieron posible: que la cristiandad recuperara Jerusalén, el objetivo que tanta sangre, vidas, dinero y esfuerzos infructuosos había costado

De esta época provienen el feminismo, en el sentido de que la mujer empezó a ser vista como la inspiradora de los hombres, para lo cual Leonor de Aquitania y su espíritu provenzal, promovieron las cortes de amor, donde juglares y poetas ambulantes, competían por el honor de tener a alguna de las miembros de la corte, como la mujer ideal, como el eterno femenino que después escribió Goethe.

Y que decir de la escolástica, de la pintura religiosa, de una época donde está prohibido para el pueblo llano la lectura de la biblia. De tal modo que el analfabetismo era rampante, lo que también quiere decir que quien podía escribir, tenía el poder.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s