Sobre libro “La Edad de la Fé” tomo I, por Will Durant

Will Durant
El escritor y filósofo Will James Durant Crédito de imagen: http://www.monicamoyano.com/como-comenzar-un-negocio-exitoso-en-internet/

Will Durant tiene relato interesante, su prosa captura. La edad media, la edad oscura, vista desde los emperadores posteriores a Constantino, hasta la enorme influencia del judaísmo y sin pasar por alto la influencia de la cultura árabe. Y una cosa que rescata, es la difusión académica e investigativa que hicieron los musulmanes en sus casi 6 centurias de vida, al rescatar a Aristóteles el Estagirita, a los neoplatónicos y vincularse conceptualmente con la escolástica de la alta edad media. will durant fe tomo I

Bizancio, el reino de Byzas, empezó su lenta consolidación en la historia, manteniendo el régimen administrativo del imperio romano de occidente. Y cuando no tuvo gobernantes capaces, tuvo primeros ministros y válidos que sí lo fueron.  Al lograr imponerse sobre los persas, sobre los sasánidas, Bizancio implosionó con mucha de la cultura persa indoaria. En arquitectura por ejemplo, ese gran logro de construir cúpulas circulares sobre bases cuadradas, fue posible gracias a los triángulos circulares, que se llaman pechinas. Y este fue uno de los grandes logros, que permitió arquitectura monumental, como la de Artemio de Tralles e Isidoro de Mileto al construir Hagya Sofía, Santa Sofía, Santa Sabiduría. Una de las obras monumentales que todavía perdura.

santa-sofia-2
Imagen tomada de bloghttp://rivasdocente.blogspot.com/2015/04/santa-sofia-propuesta-alternativa.html

Solo que Bizancio estancó el arte: las representaciones fueron sencillamente, hechas en función y a la medida de la religión del estado. Surgieron los enfrentamientos entre los iconoclastas y los iconódulos, lo cual motivó una posición de tertium quid, de tercería en la iglesia. Las imágenes no merecían adoración, pero ayudaban a tener presente el personaje a quien representaban.

El pensamiento griego

Afortunadamente el saber y las escuelas filosóficas encontraron un gran resguardo en la mentalidad griega, tan proclive a buscar la claridad, a buscar la confrontación entre lo “claro y lo oscuro”; los patriarcas griegos hicieron posible el Cisma de oriente, por una diferencia de vocales entre homoousos y homoiusos, para describir si la naturaleza de Cristo era la misma (homoousos) o afín/semejante (homoiousos). Claro que el cisma de Oriente fue precipitado luego por causas de guerras, de cruzadas, de hambres, de invasiones, de tierra agotada. En Bizancio las  múltiples interpretaciones en torno a la naturaleza espiritual de Cristo, en torno al Espíritu Santo o Paráclito, motivaron diversas posiciones que devinieron herejías, como el arrianismo, que consideraba en oposición al monofisismo, que Jesús solamente tenía una naturaleza mortal. Y el círculo más grande que alcanzó esta onda en el lago de la religión, fue la de hacer que algunos reyes y pueblos adoptaran el arrianismo como su confesión, como los visigodos.

Los pueblos del libro

El orden del imperio bizantino duró hasta 1453 y sin perder la perspectiva que todo este saber en las mentes de emigrados cultos que llegaron entre otros sitios, a Italia, hizo posible posteriormente el Renacimiento. Vuelve Durant al tema de la fe. Y con este, a todos los “pueblos del libro”: cristianos, islámicos y judíos, con la Biblia, El Corán, El Talmud y la Torá y demás tradiciones compiladas.  Llama la atención Durant que los árabes tenían una forma de ser que amaba la cultura, la poesía, aunque a veces era cruel, pero al mismo tiempo capaz de una enorme galantería.

El patrón de pensamiento de los árabes, el último pueblo del libro llegado al tinglado de la historia, arrancó con Mahoma, luchando con la difusión de su mensaje en un medio político y económicamente dominado por una tribu aristocrática, llamada los coreichitas, que no vieron con buenos ojos un pensamiento que afectaba su status quo. Y empezaron la persecución contra Mahoma, que culminó en la huída a Yatreb, luego Medina al Nabí, la ciudad del profeta.

La expansión

Al lograr establecerse en la nueva Medina, empezó el gobierno de Mahoma, bastante sencillo. El comportamiento religioso tomó algunos elementos comunes a los otros pueblos del libro, con las variaciones de la prohibición del alcohol, la limosna, la peregrinación a sitios predefinidos, (La Qaaba en la Meca, luego se agregaron Medina y Al Aqsa en Jerusalén). Cuando Mahoma murió, sus partidarios escogieron a un califa, o representante. Estos fueron sucesivamente Abu Beker, Umar y Alí. al morir Alí, algunos se declararon partidarios de Fatima, otros de continuar con Alí. Los partidarios de Fátima propusieron seguir la tradición o sunna, de ahí vienen los sunnitas. Y los partidarios de Alí, formaron el partido de seguidores de Alí, Xiat Alí, xiítas o chiítas, escisión que todavía deja ver sus consecuencias.

Las ciencias

Los médicos y en su época físicos, tanto musulmanes como judíos, destacan porque muchos fueron polímatas, en el sentido de no solamente escribir materias médicas que fueron el tema de las primeras universidades europeas, sino leer a los filósofos griegos, comentar sobre su trabajo, y hacer que renaciera nuevamente la lógica de Aristóteles y el neoplatonismo. El hombre y su relación con el mundo estaba vista en la perspectiva de la fé. Y antes de la época de las cruzadas, se puede considerar que había bastante tolerancia, entre los tres principales protagonistas europeos del medioevo: los cristianos, el islam y los judíos. Uno de los sitios donde hubo la mejor coexistencia fue en la España de los abásidas, en Córdoba y en Toledo.

Era una época en que al mismo tiempo los polímatas eran médicos, ministros, filósofos, algunos matemáticos, otros astrónomos. Y su obra escrita influyó el pensamiento de la cultura europea que vino después de las cruzadas. Occidente y la cultura europea en ciernes, no valoran la deuda adquirida con el Islam cuando Baibars con sus tropas de mamelucos egipcios derrotaron a los mogoles en la batalla de Ain Yalut, tema que también es mencionado por el historiador John J. Robinson en su obra “Mazmorra, hoguera y espada“. Fué la primera vez que las desenfrenadas hordas mogolas mordieron el polvo y no pudieron cerrar la tenaza sobre la Europa Oriental, lo cual de alguna forma, salvó a Europa.

Mentes y nombres como Averroes, Maimónides, propusieron que el mundo debía tener un primer agente responsable del movimiento. Y también una interesante idea que no había alma, sino que la conciencia del presente moría con el cuerpo y lo mejor del hombre se iba a una especie de alma grupal. Este fue el averroísmo del siglo XIII, combatido por Santo Tomás de Aquino, proponiendo la inmortalidad del alma humana. Estas eran las discusiones de aquellos tiempos, y de paso hubo prohibición por parte de los jerarcas de la iglesia en aquel momento de leer las obras de  Aristóteles, por considerarlo “peligroso”.

Ellos interpretaron a Aristóteles de tal forma, que paradójicamente favorecieron el desarrollo del escolasticismo. Que luego fue tomado como bandera por el propio Santo Tomás al combatir contra las ideas de Averroes que re-interpretaban a Aristóteles, y lo mostró Santo Tomás como las Cinco Vías de la razón, por las que la razón humana podía demostrar la existencia de Dios. Una tema interesante que cuenta Durant sobre la educación judía, es que ésta se basaba en el aprendizaje memorístico de la Toráh, al cual se dedicaban 7 horas diarias, durante 7 años. Lo cual les creaba una enorme facilidad de asimilación de información, de capacidad de aprendizaje, de discusión, lo cual persiste hasta el presente.

Caída de la cultura árabe

Y una cultura que en el lapso de 4 centurias pasó a ejercer la preponderancia política en Europa, que a los romanos de occidente les había costado desde el siglo 7 AC, por qué cayó?

Varias respuestas, la principal fueron las invasiones mogolas, cuya pax tatárica se basó en una política de tierra completamente quemada. Las ciudades más florecientes, donde se concentraba la civiltá arabe, después de los omeyas, pasaron a Cercano oriente: Damasco, Alepo, y algunas ciudades en Persia como Samarkhanda, Bukkhara, Rey, Azerbaiyán….. las mejores bibliotecas del mundo, un sistema político y religioso que luego de brotes esporádicos de salvajismo, toleraba nuevamente los otros pueblos de religión del libro, impuestos moderados, ayuda a los desvalidos. De los cinco mandatos de la Sharia islámica, el de Zhakat que no comprendemos en occidente, es el de la limosna. Quien tenía, ayudaba. Y estas ciudades de cultura floreciente cayeron desde el siglo XIII con las invasiones mogola y sencillamente, muchas no se volvieron a levantar nunca más, permaneciendo postradas has nuestros dìas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s