Crónicas del Ojo de Buey – Tomo IV

31848689

Que Luis XV se había casado con María Leczinska, que le fué fiel en los primeros años. Esto lo dicen los libros de historia, que tuvieron muchos hijos, siendo Luis XVI el nieto de Luis XV. Hasta acá, todo incólume. Pero la cronista en sus implacables memorias va mucho más allá, presentando la semblanza oscura del decimoquinto Borbón, cuando decidió dedicar su vida  a las eufemísticas “aventuras galantes”, que así las llama la vitriólica editora de las crónicas del Ojo de Buey.

madame-de-pompadour-boucher-02
Madame de Pompadour. Tomada de https://enlacresta2.wordpress.com/tag/monarquia/

La marquesa de Pompadour

Y es que las así llamadas “aventuras galantes” fueron el elíxir por excelencia de los miembros de la corte. Si hubo un nadir de profundidad en la vida moral de la corte francesa, definitivamente tocó fondo bajo este reinado. La marquesa de Pompadour llamada Juana Antonia Poisson des Etoiles llega al poder con la ambición expresa de reinar en el corazón del rey de los franceses, y lo logra. El tímido Luis XV llega poco a poco al extremo de ser padre de alrededor de 75 hijos, tenidos con niñas incluso de 12 años. Si bajo Luis XIV el poder tras el poder fue la duquesa de Maintenon durante algo más de 43 años, bajo Luis XV el nuevo poder femenino tras el poder, incluso por encima de la piadosa María Leczinska, fue la marquesa de Pompadour, la nueva “regente”.

Y como en otras épocas, cuando Roma estaba ad portas de caer, y reinaban mujeres en oriente y en occidente, los débiles emperadores vivían prisioneros de una perenne cárcel de placer. Le pasó a Valentiniano, le pasó a  Luis XV y la encargada de esta labor de zapa para minar el poder real fue la propia marquesa de Pompadour.  Los agentes del rey se dedicaron a trabajar solamente para hacer llegar jóvenes de cualquier parte de Francia al jardín de los ciervos, en Versalles. Y las jóvenes madres, una vez cumplido el deber natural de tener sus hijos, del palacio iban al convento. Y los padres insatisfechos, a la cárcel, cuando no a la rueda o a la horca.

La marquesa de Pompadour en la cúspide de su poder e influencia, llegó a tener connivencia con poderes extranjeros, solamente para expulsar al duque de Choiseul de la esfera del poder. Y es así como ocurrió la costosa guerra de los Siete años, que empezó lenta e inexorablemente a llevar a una realeza separada del pueblo que debía representar y atender, al abismo de la revolución, varios lustros más tarde.

Madame du Barry

du Barry
La condesa Du Barry, retrato por Mme Vignée Lebrun. Tomada de: http://www.batguano.com/dubarry.html

Como todo inicio tiene un final, el desastrado reinado de la Pompadour llegó a su fin. Y la nueva elegida, fue Jeanne Becu, que la historia recordaría como la Condesa Du Barry, que en la veleidosa corte llegó a ser conocida como “El angel”. Y como la Maintenon o como Teodora de Bizancio, la Du Barry también venía desde el albañal; la forma que hacerla llegar a la corte fue un matrimonio de nombre con el conde Du Barry, noble de oscuro origen que una vez prestado su nombre para encubrir las apariencias, casi no volvió a figurar en la disoluta corte. La situación en Europa no es fácil porque guerras vienen y van, impuestos vienen y van, los trenes de vida disolutos de la nobleza van sin ninguna modificación. El abate Terray que llega a manejar las finanzas, sencillamente no hace modificaciones de fondo, y para cuando llega la Du Barry al poder, de paso pone a su disposición las arcas de Francia.

Otras anécdotas.

El abate Prevost escribió una novela de nombre Manon Lescaut, de índole romántica. Una de las terribles cosas que le pasó a este autor, fue que perdió el sentido, se le creyó muerto y antes de enterrarlo se le hizo una autopsia. Como en aquella época todavía no se habían desarrollado los signos de muertes cerebral y demás parafernalia, el pobre abate recibió una tremenda herida que lo despertó y andando con su herida, empezó a dejar su sangre por todos lados hasta que finalmente murió desangrado.

Y cuando María Antonieta en uno de sus embarazos es atendida por el tocólogo Vermont, ella se queja en algún momento que se ve con mucho abdomen y el galeno le contesta es que “el natural de ella es ser barriguda”. Por respeto no se puede citar lo que le dijo cuando ella también le planteó que tenía senos grandes, como es de esperar cuando  hay embarazo…..

Las colonias, nuevo factor en el juego internacional

Hay un escenario transatlántico nuevo, y es de las colonias en América, que empezaron a entrar en ebullición social. Francia perdió dos importantes terrenos y de paso dos importantes fuentes de ingresos: Pondichery y varios terrenos en Canadá. Los ingleses pasaron a ser los nuevos dueños. Y de paso empezaron los ataques a América Latina para acceder al oro español.

Y el conde de Lalin, que defendió valientemente el terreno de Pondichery con solo 800 soldados contra 12000 ingleses rindió honorablemente su plaza. Pero en Francia, su enemigo Esteban el duque de Choiseul, se dedicó a la perdición de Lalin. Tras un largo proceso político donde fue finalmente encontrado culpable, el “Lit de Justice” lo condenó a muerte y fue decapitado en la Conciergerie. Todo un proceso de injusticia que ocurrió a espaldas de Luis XV y fue una de las razones para que luego Choiseul fuera expulsado a sus tierras.

Los primeros personajes de la Revolución

Y en la historia aparece Robespierre, mucho antes de la revolución, cuando Benjamín Franklin logró por primera vez en mucho tiempo, acceder al poder del cielo y canalizar un rayo. E inventó el pararrayos, instalándolo en una casa, lo que hizo que al innovador lo demandaran varios vecinos asustados en su ignorancia. Y el proceso llegó hasta instancias gubernamentales, donde el defensor del pararrayos fue nadie menos que el futuro “Incorruptible”, Maximiliano Robespierre. Y el vecinó ganó su caso, con el derecho a instalar el pararrayos, con lo cual la causa de la ciencia salió adelante, pero tocó vencer varias instancias legales antes de eso. Estas anécdotas del diario vivir entre muchas otras cosas, son las que hacen tan amena la narrativa.

Finalmente Luis XV en uno de sus lances amorosos de la senectud contrae nuevamente viruela y en esta ocasión toma el camino sin retorno de San Denis, la necrópolis real francesa. Es tal estado de evolución de la enfermedad, que su descomposición ocurrió rápidamente. No hubo turiferarios portadores del féretro, se llevaron sus restos mortales en un ataúd de plomo por esas condiciones. Y con el pretexto del duelo, los servidores se ausentaron bastante tiempo hasta que pasaron los olores del cuerpo en descomposición del borbónida.

El delfín o primogénito de Luis XV era un padre bastante austero, había muerto unos años antes, por lo cual el poder recayó en el jovencísimo Luis XVI quien llegó al poder con una crianza de austeridad y sin mayor conocimiento en el arte del gobierno, ni tampoco en el otro arte importante para quienes detentan poder, que es el de conocer naturaleza humana que pueda ayudar al ejercicio del poder. Esta a posteriori, era una de las debilidades de Luis XVI, que solamente le hacia apto para el gobierno de Versalles, pero no para una Francia inestable con bastante pobreza, y que fuera de eso, quedó en bancarrota al hacer el empréstito impagable a las colonias americanas para su liberación de la pérfida Albión.

¿Qué hay de novedoso con María Antonieta?

Es perfilada como una princesa con mentalidad Habsburgo en la que que Austria Est Imperare Orbi Universum, Austria debe ser la dueña del mundo. Y  con esa mentalidad, accede a ser delfina de Francia al contraer matrimonio con el rey de por aquel entonces la mayor potencia del mundo imperante. María Teresa de Austria, reina en el poder gracias a su deferencia con los nobles húngaros, logra sacar adelante a su familia y a la nación austríaca.

María Antonieta en su joie de vivre, para paliar el aburrimiento de un esposo tan lejano y distante, que ha tenido una crianza acorde al temperamento del desaparecido delfín, su padre: haciendo oficios en cerrajería, de cacería. El temperamento tímido de Luis XVI sobre el cual se han escrito ríos de tinta, hace que María Antonieta disipe su energía en cotilleos, juegos, joyas, representaciones teatrales en Marly, en el Trianon. El bon vivre, sin embargo cuesta mucho dinero.

Y adicionalmente, ella hace lo que puede para que Necker y su plan de austeridad no puedan seguir adelante. Estos sucesos -ella no lo sabía todavía-, fueron de los muchos detonantes para su desenlace final y cita con el destino en la plaza de la Concordia, en 1792.

IMG_4111

Los filósofos

Diderot y D´Alembert tuvieron una enorme influencia social al demostrar el poder de la palabra escrita, con su monumental obra de la enciclopedia, un trabajo de muchos años y ardua labor editorial.

El morador de Ferney, Francisco María Arouet logró todo lo que quiso. Su lenguaraz estilo le hizo temible, su afición a las testas coronadas le aseguró riqueza. El fue quien halagó la vanidad de Sofía de Amhalt-Zerbst al traer a la vida nuevamente el legendario nombre de Sha Amu Ramat, la gran reina Semíramis, al llamar Semíramis del Norte a Catalina II, o Catalina la Grande.

Rousseau vivía en malas condiciones: y su vanidad llegó hasta el extremo que se dió alguna vez el lujo de rechazar una ayuda de la Pompadour.  Pues bueno, vale la pena recordar que por primera vez y antes de Bernard Shaw, Rousseau fue el autor de Pigmalión, el escultor que realiza la obra maestra Galatea y quien viene a la vida con el último cincelazo. Estas son imágenes de Galatea de la Galería Nacional de Artes en Washington. Al verla se puede evocar nuevamente a Gustavo Adolfo Bécquer cuando en la leyenda soriana del beso uno de los personajes dice de la estatua al verla “queréis más vida, queréis más realidad?” Así se puede decir de esta Galatea, una de las ninfas.

Z0297
Galatea por Robert Lelorrain, en National Gallery of Arts – Washington. Fotos por Alejandro Melo Florián MD. Se pueden reproducir citando la fuente, y el presente post de donde se toma.

Z0298

Z0303 Z0305 Z0307 Z0308 Z0309

Epílogo

Casi ciento treinta años de observaciones escritas consistentemente por una mente privilegiada, en uno de los mejores diarios históricos documentales sobre varios reinados tienen un enorme valor. Caída la Bastilla, dando cumplimiento a aquella frase que el pueblo no es nada, pero lo puede ser todo, la organización del tercer estado general, el juramento del campo del juego de Pelota, la organización de los milicianos en la guardia nacional, los bautizos de sangre de varias multitudes muertas por miembros armados al servicio del rey, hace que el nuevo orden del pueblo del tricolor con su himno compuesto por Rouget de Lisle tuviera un emprendimiento histórico sin precedentes.

Y finalmente, concluyen las crónicas del ojo de buey cuando la familia real se instala sin retorno en las Tullerías.

PIC_3827

Referencias

Touchard Lafosse, George: Crónicas del Ojo de Buey De las camarillas de la corte y de los salones de París. Volumen IV. Editorial Lorenzana, Barcelona. 1962.

Un poco más sobre Rousseau: https://universalhistory.wordpress.com/2014/05/03/libro-intelectuales-paul-johnson/

https://universalhistory.wordpress.com/2015/02/14/cronicas-del-ojo-de-buey-luis-xivtomo-iii/

https://universalhistory.wordpress.com/2015/01/06/sobre-tomo-i-cronicas-del-ojo-de-buey-por-touchard-lafosse/

Advertisements

3 thoughts on “Crónicas del Ojo de Buey – Tomo IV

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s