La juventud del rey Enrique IV, por Heinrich Mann

 

Esta obra de Enrique IV, el rey bearnés,  está escrita por Heinrich, el hermano de Thomas Mann. Se escribe en una época de tumulto político en Alemania durante los 30s, en el régimen hitleriano. Aunque es novela histórica, no lo es en cuanto cronología de los acontecimientos del pasado, siendo una interesante psicografía, donde destacan los ricos diálogos internos que plasman la fuerte personalidad de Enrique. Heinrich Mann logra plasmar la biografía de un líder ejemplar, que después de haberlo leído, es corroborada.  Es un líder que es mostrado como una figura con bastantes escrúpulos y sin avidez de poder, lo cual es atípico en una época como lo es el siglo XVI, donde eran moneda frecuente las ansias de poder universal patentizadas por la casa de Habsburgo, con la triste figura de Felipe Habsburgo o Felipe II, el demonio del mediodía.

Mann es bastante escrupuloso en la descripción del carácter de Enrique, que viene impregnado de su joie de vivre de su Bearn natal, de Francia mediterránea que tiene su propio espíritu, desde la época de Leonor de Aquitania, donde el amor galante plasma el sentir ante la vida, ante el mundo, ante los semejantes y las mujeres son consideradas como iguales frente a los hombres.

Enrique IV de Navarra, el rey bearnés, fue el rey que inauguró el poder de la familia Borbón en Francia, terminó las guerras de religión entre católicos y hugonotes protestantes, que a Francia le costaron casi un millón de muertos…. Enrique fue quien al firmar y hacer cumplir el Edicto de Nantes, el que finalmente logró la anhelada tolerancia religiosa, escenario que logró la unidad de Francia que generó toda la riqueza y poder que recogió su hijo Luis XIII, llegó a su apogeo con el rey Sol Luis XIV. Toda esa grandeza la generó Enrique. Solo que su partida fue prematura, por el puñal del fanático Ravaillac.

Y así describe Mann en una de sus moralejas sobre Enrique:

“La desdicha puede proporcionar una ocasión inesperada para conocer sobre la vida…. cuando se tiene inteligencia, llega a extraerse de todo esto profundas y sólidas enseñanzas morales. Por haber conocido la condición de los oprimidos, aquel noble mozo se verá convertido en un hombre experimentado, escéptico, indulgente tanto por bondad como por desdén y que sabrá darse todo a la acción. Y entonces puede decirse que él por su inteligencia está por encima de sus pasiones, ello se habrá debido a esa cautividad que hubo de sufrir. Solo una naturaleza moderada y no propensa a los extremos podía entregarse impunemente al desenfreno de aquella corte…. la serenidad del alma es lo que permite realizar las grandes acciones generosas y es incluso, precisa para llevar a cabo las cosas sencillas que impone el buen sentido”. Heinrich Mann. La juventud de rey Enrique IV. Página 381.

Qué es lo que hace diferente a Enrique, lou noust Henric, en el idioma de su tierra?

  1. Cuenta con una madre, la protestante Jean de Albrett, que tiene diríase una fé ciega en que Enrique llegará al poder. Aunque el precio de esta fé ciega es que promovió muchos enfrentamientos entre sus partidarios protestantes o hugonotes y los católicos partidarios de Roma.
  2. Sobrevive la terrible matanza de la noche de San Bartolomé el 24 de Agosto de 1572.
  3. Logra tener una política de “no agresión” con la terrible Catalina de Médicis, la reina madre, viuda del gran Enrique II.
  4. Logra sobrevivir la ponzoñosa atmósfera de la corte aúlica de Catalina.
  5. Logra conservar su fé protestante a pesar de la presión incesante de los diferentes cortesanos de Carlos IX, de Enrique III de Valois.
  6. Logra, digamos “sobrevivir” a la trampa tendida por Catalina al casarlo con la joya de la corona de Francia, la hermosísima Margarita de Valois, la “Reina Margot”.
  7. Logra permanecer incólume a los “cantos de sirena” de las espías de Catalina (particularmente la hermosa Carlota de Sauves) que usaban, digamos “razones galantemente persuasivas”, en una corte conocida por su desenfreno, donde las cortesanas que ya no ofrecían honor, ofrecían entonces deleites sin fin, lo que Jean de Albrett había vituperado. Y esta era una estrategia conocida y altamente persuasiva de Catalina
  8. Fue fiel a sus amigos “de la religión”: a Du Plessis-Mornay, a Du Bartas, a Agrippa de Aubigné, a Noue, a pesar de la enorme presión de serle dado el poder con la conversión al catolicismo….
  9. Uno de los momentos claves es la batalla de Eauze, cuando el consejero de Enrique IV de nombre Du Plessis-Mornay lo exhorta a no aplicar el régimen militar en la ciudad caída. es decir, no hubo asesinatos, no hubo violaciones, no hubo incendios… la barbarie de la edad moderna. Y su humanidad logró conquistar no solo las tierras, sino los corazones y voluntades de muchos de los nacionales franceses de su época.

Este último punto es uno sobre el cual Mann llama la atención es que en contraste con la aplicación de las ideas políticas de Maquiavelo que promulgaban el beneficio único y exclusivo para el príncipe, donde se aceptaba que  el vertimiento de sangre era algo incluso deseable (!!), Enrique ha interiorizado las terribles escenas de la matanza de San Bartolomé, toda esa sangre y ese dolor, la inhumanidad que ocurrió tiempo después en la sureña ciudad de Montauban cuando un grupo de 300 soldados católicos después de haber violado a unas jóvenes protestantes, introdujo pólvora “dentro de sus naturalezas” y las explotaron…  Enrique no deseaba más muertes, el lento camino de ascensión al poder estuvo pleno de ellas, la matanza de San Bartolomé fue uno de los hechos atroces de la humanidad.

La familia de Guisa-Lorena estuvo dispuesta a todo, querían sencillamente reemplazar a la familia Valois en el poder: Enrique de Guisa creó la Liga católica, que se comportó como una mafia, donde había autorización para cualquier cosa, sevicia, robos, sangre…. y esto gracias al oro español maliciosamente empleado para la subversión por el embajador español Mendoza, para que los Guisas llegaran al poder, haciendo de paso que Francia fuera una provincia de los Habsburgos, en uno de los múltiples escenarios de dominación universal que tanto ambicionaba Felipe de Habsburgo… que ya el imperio español venía ensayando con el régimen tiránico del Duque de Alba en Flandes, en los Países Bajos….  pero la derrota de la Armada invencible, que en su época significó el derroche de algo más de 20 millones de florines (toda una fortuna de oro de las Américas, que tanta sangre sudor y lágrimas costó, como lo refiere Juan Gustavo Droysen en su obra sobre la contrarreforma) por la atrevida actitud de Isabel I de Inglaterra y la ayuda de los elementos, esto empezó a sellar el declive de Felipe de Habsburgo.

Mann describe una escena que los hugonotes tras haber tomado una ciudad, buscaban la riqueza de los moradores, para lo cual colgaban a los burgueses de un árbol y les quemaban los pies hasta que confesaban (no tenían otra alternativa) donde estaban las riquezas….. Con este trasfondo, las atrocidades cometidas por bando y bando, los unos por sevicia, los otros por defensa, es revolucionaria la actitud de Enrique.

Enrique III de Valois, el rey decadente de la familia Valois, fue apuñalado por el puñal de los Guisas, la liga, en la mano del fraile fanático Jacobo Clemente a instancias de la hermana del Duque de Guisa.

Jacques_Clément
El monje Clément apuñalando al rey Enrique III de Francia. Tomado de Wikipedia.

El vacío de poder acercó aún más a Enrique al poder, pero quedaba Mayenne, el hermano de Enrique de Guisa.

Y finalmente, el colofón de Mann es que tras la batalla de la ciudad de Arqués donde Enrique, sus oficiales y soldados vencieron a las tropas de Mayenne, el hermano de Enrique de Guisa; y aquí es donde Mann concluye que terminó la juventud de Enrique.

640px-Ball_Henri_III
Baile durante reinado de Enrique III de Valois, duque de Anjou, hijo de Catalina de Médicis. Tomada de Wikipedia, entrada sobre Carlota de Sauves.
ENRIQUEIV01 (1)
El cuerpo del rey Enrique IV fue profanado durante la revolución francesa, fue decapitado. El resto apareció en 1955. http://actualizacionesturismo.blogspot.com/2012/04/normal-0-21-false-false-false_22.html

Referencias adicionales

https://universalhistory.wordpress.com/2014/08/30/libro-la-contrarreforma-por-juan-gustavo-droysen/

https://www.google.com.co/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=3&cad=rja&uact=8&ved=0CCsQFjAC&url=http%3A%2F%2Fdialnet.unirioja.es%2Fdescarga%2Farticulo%2F15998.pdf&ei=xWeEVOnCEcibNu-agoAD&usg=AFQjCNEC9ANA3sBASluWuKeLRl6qTDP9tQ&sig2=2LT0CgzLIx2mPZ8tido2Ug

http://actualizacionesturismo.blogspot.com/2012/04/normal-0-21-false-false-false_22.html

Advertisements

2 thoughts on “La juventud del rey Enrique IV, por Heinrich Mann

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s